10 cosas que NUNCA le debes contestar a tu jefe


¡Aguas con estos errores que te hacen ver mal!

Cualquier empresa asume y espera que te comportes como adulto y no te pasen esas cosas. ¡Ponte (y carga) las pilas, darling!

  • “Me quedé sin pila”
  • “Es que ya como no me dijiste nada…”

Uno de los trucos más viejos del libro: Soy espejo y me reflejo. No, darling, así no es la vida. Las empresas y los jefes esperan que el seguimiento lo des tú. De lo contrario, tú les estarías pagando a ellos, ¿o no?

  • “Es que no me contesta” o “Marqué y está ocupado”.

A ver, darling, ¿pues qué no traes ganas? Haz LO NECESARIO para avanzar tus proyectos de la chamba. Insístele: igualito a cómo le haces para avanzar aquello que sí te interesa 😉

  • “Relájate, es sólo un dedazo”

En buena onda: tu ortografía, redacción y sintaxis son tu carta de presentación ante el mundo profesional. Ergo, cada documento que tú envíes, debe ir perfecto. Un dedazo es el equivalente a no lavarte los dientes y traer lagañas en las pestañas. Se ve fatal. Lee más, revisa tus documentos y si no sabes, pregunta o investiga.

  • “No traigo identificación”

¿Y entonces cómo esperabas que te dejaran entrar al edificio donde es la reunión, darling? No traer tu identificación es pésima idea ¿Qué tal si te pasa algo? ¿Cómo le van a avisar a tu jefecita? Además, cuando no traes tu identificación a una junta, obligas a otra persona a perder su tiempo bajando a recepción por ti.

  • “¿Me prestas una pluma?” o “No traigo dónde apuntar”

Ni cómo ayudarte. Ahora resulta que tú te acuerdas de todo, de memoria. Neto ayúdate a ti misma y siempre llega preparado a las reuniones.

  • “Me quedé sin crédito”

No todos los trabajos te dan celular, pero sí todos esperan que contestes el tuyo, que des seguimiento a tu chamba y que reportes alguna urgencia. No es justo pero así es la vida.

  • “Había mucho tráfico”

Toma tus previsiones y sal con tiempo para llegar siempre puntual a tus compromisos. Respeta el tiempo de los demás.

  • “Me siento estancado y siento que no se me valora”

El crecimiento viene de dentro, no de afuera. Tu lugar te lo tienes que ganar con la actitud de resolver, solucionar e impulsar a tu equipo.. echándole ganas, pues. Empieza por sorprender todos los días a tus jefes y colegas. Ya verás que así sí te suceden cosas buenas.

Deja un comentario