Estilos y técnicas de tatuaje que debes conocer antes de hacerte el tuyo

Tatuar es una rama del arte, y así como existen corrientes artísticas, también hay estilos y técnicas en este mundo.

Como parte de nuestras notas dedicadas a los tatuajes, te traemos una recopilación de los diferentes estilos que un tatuaje puede tomar.

Para explicarnos cada uno de ellos, Dennis Flores, tatuador, diseñador y fotógrafo, nos enseñará en qué consisten y cómo los aplica en su trabajo.

¡A inspirarse, darling!

Blackwork

Como su nombre lo dice, se trata de usar el negro para la creación del tatuaje. “¿Pero qué no todos los tatuajes son así?”, te preguntarás. La diferencia es que esta técnica se caracteriza por manejar el negro puro y por basarse en el contraste.

Dentro de este estilo, existen dos corrientes: el tradicional o purista, que consiste en líneas gruesas, contrastes marcados y colores sólidos, y el no tradicional, donde se puede jugar con la intensidad del color para crear sombras.

Dotwork o puntualismo

En el dotwork, los puntos son el centro de la técnica. El tatuador juega con las formas, tamaños y la cercanía entre ellos para crear texturas, sombras, brillos y una ilusión de tener dimensión tridimensional.

Este estilo se puede lograr de dos maneras: la primera es hacer punto por punto con la máquina. Esta manera se prefiere cuando son puntos grandes y a distancias establecidas. La segunda forma es variando el voltaje de la máquina para que de acuerdo a la velocidad se acomoden los puntos.


Líneas

Esta técnica es parecida al dotwork solo que en vez de usar puntos para crear el diseño se usan líneas.

El tatuador usa la línea para delimitar y seleccionar partes del diseño. Juega con el grosor, la cercanía de las líneas, las direcciones y la superposición para darle vida al dibujo al crear sombras y dimensión.

En cuanto a técnica, se usa la máquina en un voltaje más alto (entre más velocidad, la aguja va más rápida). De esta manera, se facilita hacer un trazo constante con la máquina.

Ojo, darling. Si quieres un diseño basado en este estilo, ten en cuenta que una línea se siente más en la piel porque es una especie de corte.

Tatuajes geométricos

Su principal característica es basarse en figuras geométricas para formar la silueta del diseño.

También puede hacer uso de otras técnicas. Por ejemplo, rellenar partes del tatuaje con blackwork, o darle detalles con puntos. Pero el foco de todo el diseño siempre serán las figuras geométricas.

En cuanto a técnica, el tatuador usa programas como Autodesk Maya para desarrollar gráficos 3D y visualizar cómo seccionar en triángulos, qué otras figuras geométricas necesitaría, cuáles son las aristas que tiene que recalcar, etc.


Hiperrealismo

El objetivo es retratar tal y como se ve la imagen. Es una de las técnicas más complejas porque al agregar colores, el tatuador debe saber jugar con las sombras y los tonos.

El proceso es más tardado ya que antes se debe hacer un estudio de la imagen para determinar la paleta de colores, y el acomodo de luces y sombras.

Si eres de piel sensible o si quieres un tatuaje pero quieres huir del dolor, toma en cuenta que en esta técnica sientes más el proceso porque todos los elementos del diseño cubren la piel; no quedan partes “en blanco”.

Irezumi

También llamado estilo japonés, es una técnica que usa el principio de abstracción. En palabras menos fancies, usa cualquier objeto, animal o elemento que te quieras tatuar y lo “traduce” a elementos de la gráfica japonesa.

El irezumi se caracteriza por usa dimensiones planas, por usar pigmentos primarios totalmente saturados (rojo, amarillo, azul al 100 %), por usar el contraste (por ejemplo, pasar de color a nada de color) y por jugar con el grosor de las líneas para jerarquizar los elementos.


Acuarela

El objetivo de esta técnica es usar colores, pero imitando el efecto de fluidez de una acuarela.

Es una técnica más complicada porque requiere estudiar cómo se comporta la acuarela en papel para así imaginar y replicarlo.

A diferencia del hiperrealismo o el estilo japonés, aquí se usan los colores difuminados. El tatuador necesita saber dónde serán las áreas más saturadas y dónde las menos para saber concentrar el color.

Si quieres un tatuaje con colores pero te preocupa el dolor, esta técnica es la indicada. Al jugar con colores tenues, se usan agujas solo para sombrear, e incluso hay zonas que no se pintan.

¿Quieres saber más sobre tatuajes? Checa el Instagram de Dennis, quien se especializa en blackwork e ilustraciones.

Deja un comentario