Tips para cuidar tu relación cuando trabajas un chingo

Sabemos que le chingas todo el día: tienes tus proyectos, tus metas, y haces de todo para lograrlas. Pero sabemos que también tienes tu corazoncito, tienes ganas de estar con tu pareja, de pasarla bien y de estar el mayor tiempo posible con esa persona que te hace ver la vida en rosa. 🙈

Es difícil lograr todo lo que tienes y quieres hacer, en especial cuando eres emprendedor y hay tanto trabajo que tus días necesitan más de 24 horas.

Por eso te dejamos estos tips para lograr un balance entre tu trabajo y tu relación incluso cuando las jornadas de trabajo millennials prácticamente no acaban.

Entiende la importancia del equilibrio en tu vida

No es coincidencia que las persona exitosas laboralmente tengan de las vidas personales más desastrosas. Lo mismo sucede para las personas que dedican demasiado tiempo a su vida personal, terminan estancadas en el mismo trabajo por años y son quienes se hacen desechables una vez que el mundo cambia.

Para que te vaya bien en el trabajo, no debes tener problemas personales y al revés. No creas que porque le estás chingando todo el día, tu vida se solucionará mágicamente, porque ya tienes dinero o porque tus proyectos empiezan a ser conocidos.

Darling, debes dedicarle tiempo a tu pareja o serás la clásica persona que a sus 40 años ya va por el tercer matrimonio. Sé que es muy difícil encontrar tiempo en esta vida loca, pero perdemos tiempo en tonterías todo el tiempo.

La tecnología nos deja trabajar de donde sea, lo que puede ser tanto una ventaja como una desventaja. Úsalo a tu favor y optimiza tus tiempos, cambia las juntas por videollamadas, sé productiv@ en poco tiempo y deja espacios para tu pareja. Ya sea a la hora del desayuno, comida, cena, fines de semana, vacaciones, lo que sea. Lo que no se cuida, se marchita. No porque tengan la mejor química del mundo significa que su relación sobrevivirá la negligencia. Debes dedicarle tiempo a tu relación y a tu trabajo, para que ambas florezcan.

¿Qué vas a perder? Probablemente el tiempo de maratones de videos inútiles de YouTube, pero tendrás un trabajo en crecimiento y una relación sólida.

Digan la verdad. Con huevos.

Come on, darling. Los dos son adultos. No hay necesidad de inventarse excusas sobre por qué contestaste tarde su WhatssApp o por qué no podrás estar con él/ella todo el día.

La mayoría de las peleas son por falta de comunicación, las cuales se incrementan cuando pasan el día separados y las conversaciones son por chat.

Muchas veces tu pareja puede pensar que no le estás poniendo atención o el cariño que necesita. Lo que es peor, esas fallas de comunicación comúnmente son en tu diálogo personal, a veces a quien no le dices la verdad es a ti mism@. Ten el valor de admitir cuando estás haciendo algo mal o que haya sido malinterpretado por tu pareja.

No esperes que te lean la mente, por más que sea tu complemento y media naranja, cuando algo no te parezca, dilo y no dejes duda de por qué sientes lo que sientes. Si no tienen el tiempo de tener mucha comunicación, por lo menos que sea clara y sin rodeos.

Si se quieren, encontrarán una solución.


No lo tomes personal, entiende el efecto que causas

Si la cosa fue al revés, si a ti no te contestaron, si te canceló una salida a último momento por quedarse en la oficina, si tuvo que tomar la llamada de un cliente en plena comida, ¡relájate! No empieces a hacerte historias en la cabeza tipo “ya no le importo”. Ponte en su lugar y piensa en que también está en chinga.

Recuerda que hay situaciones inevitables en la chamba, si ya estás con esta persona y sabías cómo es su trabajo, tu apoyo será mucho más útil que crear una preocupación más en su vida al enojarte o tomarlo mal.

Otra vez, comunica a tu pareja lo que sientes y descubre la manera en la que puedes ser una influencia positiva en cada situación.


Separa el trabajo de tu vida personal

Quieres mandarle unos emojis de besitos, acabar con tu entrega de ese día, irte a comer con tu equipo de trabajo, responder correos, checar regalos para el aniversario que ya se acerca…  Todo lo quieres hacer al mismo tiempo.

El problema es que no haces una ni la otra, y terminas haciendo todo a medias o mal. La clave en encontrar el balance entre vida laboral y personal es organizarte.

Determina tus tiempos y comunícalo a tus clientes, compañeros, jefes, pareja y familia. Si a las 7 de la noche es tiempo de familia, es tiempo de familia y se acabó. Verás que la mayoría de los supuestos bomberazos, no son emergencias reales, sino caprichos. Atiende solo las emergencias reales fuera de tus tiempos laborales. Cuando tengas que trabajar tarde, comunícalo a tu pareja.

La vida personal y laboral se mezclan cada vez más gracias a la tecnología. Si no defines tú los límites, tendrás un caos listo para reventar en cualquiera de los dos lados.


Menos whatsapp, más llamadas

Sabemos que es difícil porque estamos en los tiempos en donde el interés se mide por el tiempo en que tardan en contestar tu mensaje, y eso te hace estar todo el día en el celular sin terminar ninguno de tus pendientes.

¿Pero quién dijo que tiene que ser así? ¿Por qué no se replantean un poco el tema?

Inténtenlo un día: en vez de platicarse todo en toooodo momento y de estar todo el tiempo en el celular, guárdenlo para la noche. Échense una llamadita a la antigua antes de irse a dormir o mientras van de camino a casa. O si ya viven juntos, mejor aún: prepárense de cenar mientras se cuentan todo su día.


Planes tranquilitos para cuerpos cansados

Organicen su salida a un café, su pijama o su maratón de Netflix. No tiene nada de malo admitir que estás cansando para irte de antro toda la noche.

Con planes tranquilos podrás pasar tiempo con bae sin el horror de gastar lo último que te quedaba de energía y sin sentirte cansado durante toda la cita.

No puedes quemar la vela por los dos lados, tu cuerpo y mente necesitan recuperarse, aparta un espacio de tus ratos libres a que juntos pasen un ratito reparador en cuerpo y alma.

Colaboren

Si alguna vez has trabajado con tu pareja y hay buena química, intenten colaborar en proyectos juntos.

Esto funciona mejor si ambos son de carreras distintas y se complementa lo que hacen, así ninguno de los dos se entrometerá en el trabajo del otro. Si todo sale bien, crearán una dinámica de colaboración que los ayudará a pasar más tiempo juntos y a ser más productivos en la chamba.

En este caso, es más importante que nunca delimitar el tiempo de trabajo y personal. Si no se cuidan, terminarán hablando de chismes en horario de laboral y de trabajo hasta las 4 de la mañana.

Saber qué luchas pelear y cuáles no

Si tu bae tiene la presentación más importante de su vida al día siguiente y algo salió mal, lo que hará que ya no vayan al cumpleaños de tu amiga la Wera, debes entender que hay prioridades.

Si en un universo paralelo, al día siguiente es un día como cualquier otro y está siendo workaholic, ¡intenséale para que vayan! Porque van a haber jelly shots y Freddy viene de Madrid solo para esto.

Sabemos que es una joda no poder dar toda la atención a quienes quisiéramos, pero de nuevo, se trata de organizarse y hablarlo. ¡Chínguenle, darlings! 💪😘

Deja un comentario