Qué es el amor según la ciencia

Todos lo hemos experimentado: la sonrisa cada que te habla, la emoción cuando sabes que lo verás, las mariposas en el estómago cuando se besan, la tranquilidad de saber que estará ahí para apoyarte…

El amor ha sido centro de películas, novelas, canciones, peleas e incluso discusiones académicas. Pero aún siguen habiendo grandes preguntas alrededor de él.

¿Qué le pasa a tu cerebro cuando se enamora? ¿Por qué nos enamoramos de alguien en específico? ¿Por qué no podemos forzar a enamorarnos de alguien? ¿Por qué nos duelen las tragedias de amor?

Hablamos mucho de él, creemos conocerlo, ¿pero realmente qué es y cómo funciona el amor?

Como parte de nuestra sección Ama, te traemos qué dicen distintas ramas de la ciencia sobre el amor.

El amor según la biología celular

¿Te has dado cuenta que cuando te enamoras estás más sano y te sientes con más energía? El Dr. Bruce Lipton explica el porqué en su libro The Honeymoon Effect: The Science of Creating Heaven on Earth.

Como biólogo, Lipton analiza el comportamiento de tus células cuando estás en la etapa de luna de miel con tu pareja. Los primeros meses te sientes en la cima del mundo; tu mente enamorada libera sustancias químicas como dopamina, vasopresina y oxitocina, todas relacionadas con esa sensación de felicidad y proximidad que sientes con tu pareja.

Lo innovador de la perspectiva de Lipton es que te enseña a prolongar esta etapa de enamoramiento con tu pareja.

Lipton explica que en la honeymoon stage, nuestra mente como la de nuestra pareja, cambian a un estado creativo, un estado donde te guías por tus deseos y necesidades. Por eso la armonía entre ustedes.

El problema viene cuando entran los comportamientos programados en la mente subconsciente. Desde niños y sin darnos cuenta, observamos y “absorbemos” los comportamientos de los demás, como el de nuestros padres, familia, comunidad y cultura. De hecho, esta programación es la explica los patrones de las relaciones: por qué buscas amor en personas equivocadas, o por qué no puedes mantener una relación, por ejemplo.

Lipton te enseña, a partir de una perspectiva de reprogramación del subconsciente, a combatir estos patrones y comportamientos que adoptaste y que afecta tu honeymoon effect.

Bruce Lipton
Honeymoon stage

Facebook

Instagram

Twitter

El amor desde la entomología

¿El amor está en el aire? Según la bióloga y experta en insectos Michele Price, todo indica que sí. Los olores juegan un papel muy importante a la hora de elegir pareja.

Todos los animales, desde el insecto más pequeño hasta el más parecido al ser humano, el mono, pueden localizar una pareja a través de sustancias químicas en el aire llamadas feromonas.

Las feromonas también influyen en el humano. ¿Alguna vez te preguntaste por qué alguien se te hace atractivo desde el primer momento en que lo viste? Es porque nuestro olfato busca una pareja compatible genéticamente. Un estudio afirma que las mujeres prefieren el olor de las camisetas usadas por hombres con genes MHC (Complejo de Histocompatibilidad) significativamente diferentes. Es decir, es una forma en la que tu cerebro asegura una buena pareja para procrear. Genes diferentes = menos posibilidad de trastornos genéticos en tu hijo.

Otros ejemplos: La androstadienona (un componente del sudor masculino) influye en la atracción de las mujeres hacia los hombres. O el olor a lágrimas (lágrimas de tristeza, no de felicidad) pueden actuar como una feromona anti-amor, que reduce la excitación sexual que sienten hacia nosotros.

Ya lo sabes, darling. De la vista nace el amor, pero también del olfato.

Perfil

Qué es el amor

El amor según las ciencias sociales

Así como nuestros genes e instintos intervienen en el amor y el enamoramiento, también la cultura.

¿Por qué cuando cumples 30 años sientes una presión por casarte? ¿Por qué se siente como obligación dar regalos el 14 de febrero a tu pareja? ¿Por qué si das chocolates y flores eres visto como un buen novio, pero si no lo haces, te ven como frío y desinteresado?

Tania Rocha


La doctora en Psicología Tania Rocha, de la Facultad de Psicología de la UNAM, afirma que es porque el amor también es un constructo social: seguimos normas y parámetros «inventados» o «construidos» por participantes en una cultura o sociedad particular. Es decir, reglas que todos seguimos porque es lo socialmente aceptado.

El amor es una emoción, pero también una idealización. “Lo vemos como positivo, que nos rescata, que es lo mejor que nos puede pasar, que se vuelve un fin en sí mismo”.

Seguimos normas que aprendimos en películas, libros e incluso en nuestras familias. Pero siempre debemos tener una actitud crítica. La Dra. Rocha advierte que el “amor romántico” puede reproducir comportamientos que consideramos como normales e incluso reflejo del amor, pero que no dejan de ser maneras de control y sumisión particularmente en contra de las mujeres.

Facebook

LinkedIn

¿Cuál aplica más en tu caso?

Deja un comentario