Qué hacer si te enamoras de tu jefe/a

Los romances en la oficina no son nada fuera de lo normal. Tras muchas tardes, reuniones, comidas, chistes locales y momentos juntos, es inevitable desarrollar una atracción por alguien que trabaja contigo e, incluso, querer que se convierta en una relación hecha y derecha.

Hasta ahí todo sin problemas. Los dos son adultos. No pasa nada. Pero, ¿qué pasa cuando tu enamorado/a es tu jefe? ¿Deberías pararlo porque no es apropiado? ¿Porque te podría causar problemas? ¿Deberías intentarlo?

La decisión de qué hacer solo está en ti. Nadie la puede tomar en tu lugar. Por eso, te damos cinco cosas que tienes que tomar en cuenta para decidir qué hacer y cómo actuar en estos casos.

¿Realmente estás enamorado?

Es muy común confundir el amor con una simple atracción o admiración. Pregúntate si es el caso.

Tal vez lo que en realidad sientes es respeto por tu jefe, porque es una persona de quien has aprendido, que admiras, que está en un lugar donde en un futuro te gustaría estar.

O tal vez, porque es parte de tu rutina: se ven casi a diario, platican a todas horas, sabes cosas de su vida personal, conoces su personalidad.

No porque ya te hayas acostumbrado a la presencia de alguien significa que verdaderamente te atrae esa persona.

Puede ser que sea una mera atracción sexual que probablemente se te pase en cuanto encuentres otro crush o en cuanto se pase el momento.

¿Realmente es correspondido?

Supongamos que sí estás enamorado. Es súper importante saber si la otra persona también lo está. Si la respuesta es no, darling, ¡no le muevas! No causes una relación incómoda entre los dos, en especial porque se seguirán tratando de cerca.

¿Cómo saberlo? Siendo lo más objetivo posible. Muchas veces cuando estamos enamorados, vemos señales donde no las hay, malinterpretamos situaciones, nos ilusionamos por detalles que realmente no tenían ninguna intención. Ejemplo: ilusionarte porque te haya abierto la puerta del Uber, cuando seguramente fue una cortesía.

Nuestra recomendación: Si tienes dudas sobre si le gustas o no, si existen dudas, probablemente la respuesta es no.

Además de que es tu jefe, ¿hay algún otro “pero” en la relación?

Supongamos que sí estás enamorado y sí es correspondido. ¿Deberías dar el siguiente paso?

Lo mejor es analizar la situación con el panorama completo. Piensa en todos los aspectos que podrían influir en la dinámica de la relación. ¿Es casado? ¿Tiene hijos? ¿Tú estás casado o en una relación? ¿Es soltero pero con ganas de solo una relación casual? ¿Es alguien serio y maduro, o alguien a quien no le tienes tanta confianza para buscar una relación formal?

Si tras analizarlo en su totalidad, tiene más contras, pregúntate si vale la pena seguir con esto.

En caso de que decidan continuar, ¿tienen la madurez emocional para separar las cosas?

Si llegaste a esta pregunta es porque ya lo analizaste y sí quieres seguir con esto. Ok. Si es así, no mezcles tu vida personal y profesional.

No te aproveches de la relación para obtener tratos diferenciados en tu trabajo. Además de que lo pondrías en una situación incómoda y con posibles consecuencias, solo te dañarás a ti mismo al sacarle provecho. Tampoco arrastres lo personal a la oficina. No porque hayan tenido una pelea en la mañana significa que le entregarás el trabajo de mala manera.

Lo mismo va para la otra persona. No puede pedirte un trato de novios cuando están en un ámbito de trabajo. O no puede desquitarse contigo por algún enojo personal con más trabajo en la oficina. ¿Son capaces de separar estas dos facetas?

¿Podrás con los chismes o con la incomodidad de verlo si terminan?

No todo es color de rosa. Si deciden continuar con esto, habrá cuchicheos en la oficina, chismes mal intencionados o incluso “peros” por parte de jefes superiores a ustedes. También existe la posibilidad de que, si llegan a salir, terminen la cosas y no tengan de otra más que seguirse viendo y hablando casi a diario.

No está de más pensar en el peor escenario posible para preguntarte si aún así quieres continuar con esto y cómo le harán para reaccionar y hacer frente a lo que se les presente.

Checa más notas de amor y relaciones en la sección de Ama

Deja un comentario