Alimentos “saludables” que en realidad no lo son

Hay muchos alimentos que compramos porque pensamos que son mejor opción. Creemos que son saludables, que nos aportan y que incluso nos ayudarán a bajar de peso. Sin embargo, si analizamos a fondo sus ingredientes y porciones, nos damos cuenta de que en realidad no son tan buenos como creíamos.

Para que dejes de caer en opciones engañosas, te dejamos una lista de estos alimentos que debes evitar:

Jugo de naranja del puesto de la esquina

Es muy común en la Ciudad de México encontrar puestos de jugos en las calles.

Créditos: BBC

Se piensa que son saludables porque tienen fruta natural y fresca; sin embargo, no son una buena opción. Para entender por qué, empecemos con este previo:

La base de una comida saludable es el balance y la variedad. Es decir, que no existen alimentos buenos o malos. Todos los alimentos están permitidos si los consumimos en su porción recomendada.

Si comes una tortilla en tu comida, no será malo para tu cuerpo porque comiste solo una. Cuidaste la porción. En cambio, si comes cinco mangos, por más que el mango sea una fruta y sea saludable, no es buena opción porque descuidaste la cantidad. En promedio, lo recomendado es comer tres porciones de fruta al día. Al comer cinco mangos, comiste cinco porciones.

Ese es el problema con estos jugos. Están hechos con fruta natural y fresca, pero descuidan las porciones. Son vasos demasiado grandes que mínimo usan diez naranjas para llenarlo. Quiere decir que estás consumiendo más porciones de fruta de lo recomendado en una sola sentada.

Si quieres seguir tomando jugos, hazlo. Repetimos: ningún alimento está prohibido, siempre y cuando se cuiden las porciones. Intenta exprimir las naranjas en tu casa para llevar control y mezcla con agua para no usar tantas.

Coctel de frutas de gran tamaño

Similar al primer caso. Creemos que es buena opción porque contiene frutas; sin embargo, hay dos elementos que le quitan lo saludable: el exceso de porciones y los toppings.

Como explicamos en el punto anterior, la fruta, o cualquier otro alimento, deja de ser saludable si se consume en cantidades fuera de lo recomendado.

Estos cocteles de fruta generalmente usan demasiadas. Por ejemplo, un plátano (dos porciones de fruta), más una manzana (una porción), más una taza de melón o de cualquier otra fruta grande (una porción), etc. Es decir, estás comiendo más de la recomendación diaria.

Por su parte, los toppings le añaden azúcar procesada al coctel. Hay gente que le agrega chamoy (alto en azúcar aunque su sabor sea amargo), altas cantidades de miel, chocolate derretido, granola con azúcar incluida, o incluso crema chantilly.

Si quieres saber más sobre el azúcar, lee nuestro post “Comes demasiada azúcar y no lo sabes”.

Barritas de granola engañosas

No todas las marcas de barritas de granola son recomendables. A pesar de que se vendan como saludables (empaque con colores llamativos, ilustraciones de productos naturales y mensajes en grande como “Solo 90 calorías por barra” “Con más proteína y calcio”), si lees su información nutrimental, te darás cuenta de que en realidad no son buena opción.  

Las calorías no son todo en un producto. También hay que fijarse en la calidad. En este caso, a pesar de que la barrita tenga solo 90 calorías, son altos en azúcares y bajos en proteína.

¿Cómo saber cuál es la mejor opción? ¿Qué marca de barritas elegir? Fíjate en la tabla nutricional. De acuerdo con la nutriologa Brenda Vita, checa estos tres puntos:

  • Revisa las porciones de la barrita. Hay algunas que una sola barra cuentan como dos porciones.
  • Si rebasa los 5 gramos de azúcar, dile no.
  • Lee la lista de ingredientes. La lista los ordena de mayor a menor presencia. Si inicia con azúcar, chocolate, harina de trigo, jarabe de fructosa, no es buena opción.

Refrescos sin azúcar

“Sin azúcar” no es sinónimo de saludable.

Según El Poder del Consumidor, organización de la sociedad civil, estos refrescos usan edulcorantes no calóricos, los cuales hacen que queramos más sabores intensamente dulces, e inducen a comer desmedidamente ya que interfieren con los centros de saciedad.

Si tienes antojo de refresco, usa mejor agua mineral con limón. Recuerda: úsalo para que te ayude en la transición para dejar el refresco. Como una opción de vez en cuando, no como sustituto del agua.

Ensaladas de restaurante o pre hechas

Vamos a un restaurante y queremos elegir la mejor opción de todo el menú. Generalmente recurrimos a la ensalada porque la asociamos con dieta y bajar de peso.

El problema con estas ensaladas es que no tienes control de las porciones. La mayoría usan demasiados crutones y aderezos comerciales (que tienen azúcar). Nuestra recomendación: pide vinagreta como aderezo, y pídela aparte para controlar que solo uses una cucharadita.

Si comes fuera de casa y quieres cuidarte, procura elegir los platillos que tengan más verduras y con guisados asados o a la plancha, nunca capeados o empanizados.

Deja un comentario