Cambiar de carrera sin morir en el intento. Consejos de la chef Ana Martorell

Antes de que Ana Martorell se convirtiera en la chef reconocida que es ahora, pasó cuatro semestres en la carrera de Derecho.

Cambiar de leyes a gastronomía fue una decisión radical, pero la mejor de su vida. Si no fuera por eso, no hubiera fundado su propio laboratorio gastronómico, El Contenedor, ni hubiera conseguido los sueños que en realidad quería.  

Lee la historia completa de la chef Martorell en nuestra entrevista exclusiva.

Así como Ana Martorell, hay muchas personas. Personas que estudian ingeniería porque creen que es lo que tiene más futuro laboral, pero que su verdadera pasión es la biología. Gente que terminó la carrera y que al paso de los años se dio cuenta de que le llama la programación. Gente que en realidad quiso estudiar cine, pero que en su momento no tuvo los fondos para ir a una escuela de esa rama.

Aunque hay muchos en esa situación, no todos se atreven a cambiarla. Nos embargan dudas, preguntas, miedos: “¿Qué tal si no me gusta?” “Voy a tener que empezar de nuevo” “Qué pena ser el más grande de todos el salón” “Si ya pasé tanto tiempo aquí, lo mejor es terminarla” “Si ya estudié esto, no tengo de otra más que trabajar en esto” “Ya estoy muy grande para iniciar de nuevo”.

Para las personas en una situación similar, aquellos que cursan una carrera y quieran cambiarla por otra, o aquellos que llevan tiempo en la vida laboral y se dieron cuenta de que le gustaría dedicarse a otra cosa, les dejamos estos tips que nos dio la chef Ana Martorell –ejemplo de que se puede lograr– para cambiar e ir por la carrera de tus sueños.

Junta todo tu coraje y atrévete.

Sabemos que es difícil. Hay presiones, miedos, obstáculos. Hay “peros” por parte de tus padres, en especial si ya habías estado en una carrera, porque hay una inversión de dinero y tiempo que no vas a recuperar. Pero pregúntate qué prefieres: ¿Cambiar, o levantarte todos los días de tu vida para trabajar en algo que no te gusta? ¿Pasar un rato difícil con tus papás por este cambio, o pasar toda una vida difícil contigo mismo porque eres miserable en lo que haces?

Junta todo el coraje y la resiliencia que tengas. Hazlo en este momento.

Deja de echarle la culpa de tu vida a alguien.

Es horrible escuchar a la gente decir ‘Yo hubiera querido ser chef como tú, pero no me dejaron’. Pues a mí tampoco me dejaron y heme aquí. Entonces párate y hazlo posible.

Chef Ana Martorell

Nadie te obliga a hacer las cosas. Tus padres podrán haber influenciado tu decisión, podrán haberte orillado a que estudiaras la carrera que ellos creyeron mejor para ti, pero en ningún momento pusieron una pistola en tu sien y te encadenaron a las sillas de la universidad.

Entendiendo eso, deja de echar culpas, de montarle la responsabilidad a otras personas, porque el único responsable de tu vida eres tú mismo.

No lo veas como tiempo perdido, sino como tiempo ganado

Una vez que admites que está en ti y siempre ha estado en ti el poder de cambiar tu vida, no te recrimines. No caigas en una posición de “me equivoqué y no puedo hacer nada”. O en un pensamiento de “me di cuenta demasiado tarde. Ya no hay nada que hacer”

Ana Martorell pasó dos años enteros en la carrera de Derecho. Cuando hizo el cambio, en vez de pensar que perdió dos años de su vida, pensó que se ahorró dos y medio años, los semestres que le faltaban para acabar la carrera, al rectificar en ese momento.

Es una cuestión de centrarse en lo que estás ganando al realizar este cambio, y no en lo que perdiste.

Nunca es tarde para cambiar

No importa si ya terminaste la carrera, si tienes más de 30 años, si ya llevas tiempo trabajando en lo que no te gusta. ¡Nunca es tarde para cambiar!

Pensamos que la vida está escrita en forma lineal. Que a los 23 años egresamos de la carrera, a los 25 conseguimos el trabajo de nuestros sueños y vivimos felices por siempre. No es así. A veces cambiamos de camino, a veces nos toma más tiempo de lo que pensábamos, a veces los planes originales cambian.  

Una vez que cambies, dale vuelta a la página

Deja de recriminarte por no haberlo hecho antes, deja de echarle la culpa a las personas o a ti mismo, deja de imaginar “si hubiera”. Son cosas que no puedes cambiar.

Una vez que hayas cambiado de carrera, concéntrate en lo que haces ahora y en lo que puedes hacer en un mañana. Deja el pasado en su lugar.

Lee la historia completa de la chef Martorell en nuestra entrevista exclusiva.

Deja un comentario