Pequeños cambios en tu día para cuidar al medio ambiente

¿Recuerdas el futuro distópico de Blade Runner donde el humano tuvo que hacinarse porque gran parte del mundo quedó inhabitable? ¿O la sociedad de Mad Max donde ya no hay agua ni tierras fértiles?

Blade Runner 2049

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), este es el último llamado para salvar a la Tierra de ese futuro. Tenemos hasta 2030 para salvarnos.

La temperatura global va en un aumento promedio de 3 °C. A este paso, para 2030, las altas temperaturas habrán provocado sequía extrema, incendios forestales, inundaciones por el derretimiento de los glaciares y escasez de alimentos para millones de personas.

No esperemos a que nuestro planeta llegue a un punto crítico para querer cambiar las cosas, o que se genere otra contingencia ambiental en la Ciudad de México para preocuparnos por el medio ambiente. Chinguémosle desde ahora y durante todos los días para poner un alto al calentamiento global. Estas son algunas medidas que puedes aportar:

Implementa el Meatless Monday en tu dieta

De acuerdo Raquel Vañó, de la Universitat de València, la industria de la carne provoca impactos negativos en el ambiente. En sus procesos de producción usa más agua que el destinado para consumo humano; es generador de enormes cantidades de CO2 porque convierte a los bosques en pastos para el ganado; y es de los mayores consumidores de combustibles fósiles para la producción y transporte de la carne.

Para bajar la cantidad de impactos negativos, es necesario moderar el consumo.

«Uno no puede controlar el uso que se la da a la tierra, pero sí puede decidir qué come, y eso determina el uso de la tierra», afirma la Dra. Debra Roberts, co presidente del IPCC.

¿Necesitas ser vegetariano o vegano? No necesariamente. Puedes implementar un día a la semana para no consumir carne. Eso aportará mucho. Se popularizó en plataformas sociales hacer esta tendencia los lunes (Meatless Monday), pero puedes hacerlo cuando quieras.

Si quieres recetas de alimentos sin carne, o no sabes cómo implementarlo en tu dieta sin consumir menos nutrientes de los que necesitas, checa nuestro post de nutriólogas mexicanas para acudir con una experta que te ayude con el tema.

Compra productos zero waste

Haz este ejercicio: guarda toda la basura que generes durante un día. No la tires, sino guárdala para ver cuánta se acumula al final de la jornada. ¡Te darás cuenta de que es muchísima! A eso, súmale los productos que a lo largo de tu vida usas y desechas: envases de shampoo, bolsas de plástico, toallas sanitarias, o botellas de alimentos.

El movimiento Zero Waste, o Residuo Cero, busca reducir al máximo estos residuos al cambiar los productos que usamos en la rutina por productos sustentables. Por ejemplo: en vez de usar bolsas de plástico para elegir la fruta en el súper, usar bolsas de red reutilizables.

Si no sabes por dónde comenzar para hacer este cambio, checa nuestro post de productos ecológicos. Ahí encontrarás muchas marcas mexicanas amigables con el medio ambiente.

Compra menos en marcas fast-fashion

La moda desechable se refiere a toda la ropa que es fabricada de forma acelerada y con baja calidad para reducir su costo y duración. Esto hace que necesites comprar ropa más seguido.

Consumir a ese ritmo es insostenible. De acuerdo con la ONU, para confeccionar una simple camiseta básica se necesitan 2.700 litros de agua, el equivalente a lo que una persona consumiría en dos años y medio. Más compras equivalen a más uso de recursos naturales que ya son escasos.

Apuéstale a ropa duradera, de calidad, que puedas reusar lo más posible. O bien, acude a bazares de ropa de segunda mano para cambiar de guardarropa sin necesidad de generar más residuos en el planeta.

Infórmate de las decisiones políticas sobre medio ambiente

Los cambios individuales son importantes, pero también los cambios a gran escala, los cuales están a cargo de instituciones gubernamentales o de la sociedad civil.

Entra a conocer qué medidas se proponen en material ambiental: cómo se impulsarán a las energías sostenibles, qué planes hay para combatir el desabasto de agua, qué leyes se hacen para proteger los hábitats, qué programas federales hay para la protección de especies en peligro de extinción, etc.

Si crees que uno solo no puede hacer la diferencia, ve la historia de Greta Thunberg. Esta niña de solo 16 años inició una huelga frente al parlamento sueco contra el cambio climático para llamar la atención de los políticos. Lo que inició como un movimiento de una sola persona, se convirtió una inspiración para protestas en todo el mundo.

Involúcrate en iniciativas ambientales

Si quieres un rol más activo, hay muchas organizaciones internacionales y mexicanas que necesitan voluntarios.

Una opción es la plataforma de voluntariado de Greenpeace México. Regístrate, crea tu perfil e informáte sobre lo que hacen para empezar a colaborar como agente de cambio.

Si buscas más opciones, entra a nuestra nota de voluntariados en la CDMX

Deja un comentario