Fernanda Salazar: La empresaria que convierte botellas PET en playeras

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) es claro: O nos divorciamos del plástico, o nos despedimos del planeta.

Al año se producen 5 mil millones de bolsas de plástico, y al minuto se vende un millón de botellas de plástico. Materiales que tardan 450 años en desintegrarse. De seguir esta tendencia, para 2050 habrá más plástico que peces en los océanos.

Fernanda Salazar, motivada por sus ganas de aportar algo a las generaciones, ideó una manera creativa e innovadora para luchar contra esta problema.

Su empresa MásMex, que significa Más México, diseña playeras y gorras a base de botellas PET y a un precio accesible, con el fin de mostrar que existen opciones más sustentables para vestir.

Redes sociales:

En entrevista exclusiva, nuestra chingona de la semana nos cuenta cómo ha sido el trayecto para crear esta marca y qué consejos les daría a los emprendedores que nos leen.

El origen de MásMex

La idea nació porque quería crear una marca relajada, casual, con la cual te puedas identificar con ella, y al mismo tiempo, que tuviera un giro social y ecológico porque siempre he tenido interés por el medio ambiente. Siempre he sido la persona que lleva sus tuppers, servilletas ecológicas, el popote metálico… porque para mí no es un gasto, es invertir en el planeta que nos mantiene.

Busqué opciones y encontré una empresa textil ecológica, que opera en Querétaro y Ciudad de México, y decidimos cerrar convenio. Creamos playeras, gorras y más productos de una manera sustentable: no daña cultivos, no genera más pesticidas, hace algodón y poliéster orgánico, no ensucia ríos y que recicla PET para hacer la ropa.

Somos una empresa de productos ecológicos, pero nuestra esencia es más que eso. Somos una empresa que busca colaborar con otros talentos mexicanos para apoyarnos como país. Para ayudarnos entre emprendedores y sacar adelante la economía nacional.  

Además de producir en México, nuestros diseños están a cargo de diseñadores y tatuadores mexicanos, no necesariamente conocidos, para ayudarlos a crecer. También tenemos un convenio con la organización Save the Bees, para que el  50% de nuestras ganancias con el diseño de abejita, se destinen a la conservación de las abejas en peligro de extinción.

El proceso de producción: Cómo MásMex logra ser ecológico

Nuestros productos están hechos con botellas PET. En pocas palabras, la botella se mete a una especie de horno. Se sostiene de los extremos para someterla a altas temperaturas hasta que se “derrite” y se vuelve delgado.

Con este hilo, se confecciona la playera. Para lograr que dure como cualquier prenda, la playera se complementa con un porcentaje de poliéster orgánico o algodón reutilizado.

Consejos para el emprendimiento social

Organízate y no te rindas. El primer año y medio es en el que más necesitas dar todo de ti para lograrlo.

Haz relaciones. Contacta a otros emprendedores. Es una acción en donde todos ganan: si t+u contactas a un ilustrador, su público conocerá de tu producto, y tu audiencia conocerá de ellos. Lo que más suma en un negocio es hacer equipo con la gente.

Salte del cuadro típico de venta. No pongas un aparador y quédate parado todo el día para esperar vender. ¡Muévete! ¡Rompe con las típicas campañas! Crea campañas innovadoras, disruptivas.

Por ejemplo, hicimos una alianza con una marca de trajes de baño para que sus modelos también vistieran nuestros productos mientras hacían una recolecta de basura en la playa. No es la típica foto de una modelo posando. No es la típica campaña. Es una forma innovadora de anunciarte y una forma de crear redes con otros emprendedores.

Lo mejor de ser emprendedor

Antes de este proyecto, me dedicaba a asociaciones civiles donde regalaba todo, no sabía cobrar, no sabía cotizar, ni poner un precio a mi trabajo. Con MásMex he aprendido muchísimo a valorar mi trabajo.

Asimismo, a diferencia de las asociaciones civiles donde te rebasa el ritmo del día a día, y a diferencia de trabajar en gobierno donde no tienes tanto margen de acción, en tu propia empresa, tú decides cómo y cuándo se hacen las cosas. Además, no te sientes atada porque hoy puedo estar en Ciudad de México, y mañana en Guadalajara, Colima…

El ser emprendedor te da mucha libertad de dirigirte a donde quieres ir. De hacer y deshacer como tú quieras.

Lo más difícil de ser emprendedor

Cuando tu círculo personal no entiende tu producto. En mi caso, la mayoría de las personas que conozco no me han comprado.

A pesar de eso, ha sido un camino muy amable. Me ha ido excelente con la marca. Las personas la han recibido muy bien.

Fernanda Salazar en lo personal

Tres palabras que te definan

Hiperactiva (risas), divertida, optimista y, como pilón, competitiva.

Tu mejor cualidad

Soy muy relajada. Creo que me bañaron con aceite porque todo se me resbala (risas). Si algo se me complica, no me estreso. Simplemente pregunto cómo hacerle y listo.

Defecto que te gustaría mejorar

Como soy muy acelerada, quiero salir al día siguiente con campañas y demás. Me atropello sola por ser tan acelerada. Quisiera ser más reflexiva en la parte de la planeación.

Tres libros que recomendarías a los que quieran iniciar como emprendedores

La historia de Airbnb. Te cuenta la trayectoria de sus fundadores: cómo tres chicos comunes transformaron a toda la industria hotelera, sin siquiera haber estudiado hotelería o turismo (ellos estudiaron arte).

Cómo funciona Google. Te habla de cómo en esta empresa no hay espacios delimitados para cada uno; es un espacio enorme en donde todos conviven. De esa manera, la arquitectura influye en hacer crecer las ideas y trabajar mejor con la gente.

Nike porque te enseña a cómo hablarle al cliente, cómo dirigirte con éxito hacia tu público meta.

Pasatiempos en tiempos libres

Amo correr con mi perro. Me relaja demasiado. También me gusta pintar, pero para mí nada más (risas). Y salir a bailar.

A 10 años, Fernanda tiene como meta evolucionar a MásMex en un movimiento social. Generar una red de emprendedores mexicanos dedicados a productos sustentables, y contribuir al ámbito educativo mediante seminarios, talleres y bazares de ecología.

Quiero ver una generación consciente. Quiero ver a los más chiquitos, los de cuatro o seis años, saber reciclar desde esa edad, decir “no” al popote de plástico, plantar árboles y ser conscientes de todos los pequeños cambios que están en nuestras manos.

Sigue su camino para lograrlo en sus redes sociales:

Inspírate con más historias de éxito en nuestra sección Chingones.

Deja un comentario