Los 5 pasos para hacer un home office productivo

Tan solo hace unos años, el único modelo de trabajo disponible eran las oficinas, de manera presencial, con un horario de 9 AM a 6 PM, de lunes a viernes. Sin posibilidad de cambio. Ahora, gracias a la tecnología al alcance de todos y a que cada vez más personas y empresas buscan maneras cómodas y eficientes para laborar, han llegado nuevos modelos de trabajo: espacios de co working, horarios flexibles, viernes de media jornada, días para actividades de team building, home office, entre otros. 

El home office es trabajar como cualquier otro día, con los mismos horarios y mismas tareas, con la diferencia de que las tareas se realizan desde tu casa o cualquier espacio que te acomode. Es un trabajo a distancia, sin necesidad de trasladarte a una oficina. 

El home office es una opción que te ahorra tiempo de traslado, dinero de gasolina; te alivia del estrés del tráfico o del transporte público; alivia el congestionamiento de la ciudad; te relaja al saber que estarás en la comodidad de tu casa. Tiene muchos beneficios, sin embargo, si no lo sabes manejar, te puede ganar la procrastinación. 

Para que tengas una jornada de home office productiva, te dejamos los siguientes tips: 

Nunca empieces a trabajar sin antes haberte bañado y arreglado

Es un grave error vivir tu jornada de home office como si fuera un día libre o como si se tratara de un domingo cualquiera. Hacerlo de esta manera te pondrá en mood relajación y no trabajarás de manera eficiente. 

Prepárate como si fueras a un día normal de trabajo. Báñate, vístete y arréglate como siempre. Claro que puede ser con ropa más casual para mantenerte cómodo, pero siempre trata de arreglarte diferente a como lo haces en un día de chilling en tu casa. De esta manera, te forzarás a entrar en mood de trabajo. 

Aparta un lugar especial en tu casa para convertirlo en tu zona de trabajo

Cuando llegas a la oficina, dejas de pensar en todo lo que pasaba por tu mente durante el desayuno o en el tráfico, porque tu mente entiende que ya estás en un espacio laboral y ahora es tiempo de trabajar. Este paso trata de emular este sentimiento. Si estableces un espacio en específico en tu casa, será una manera de decirte a ti mismo “Listo. A trabajar. No más distracciones”. 

Procura que el espacio que elijas sea cómodo, pero no tanto como para distraerte o incluso quedarte dormido. Por ejemplo, nunca trabajes desde tu cama, porque es un espacio que tu mente asocia con descanso. También procura que sea un espacio con todo lo necesario para trabajar (con enchufes cercanos, luces, material de trabajo, etc.)

Ponte metas por hora para mantenerte motivado

Es fácil caer en la procrastinación cuando realizas home office. A diferencia de la oficina, en tu casa tienes a tu disposición la televisión, el internet, tus perros, tu familia, tu cama…. un sin fin de distracciones. 

Para que no termines haciendo el trabajo a altas horas de la noche porque te distrajiste todo el día, establece metas por horas. Ordena tu día de manera que tengas establecido qué tareas realizarás y en cuánto tiempo. 

Si eres de los que necesita presión para realizar las cosas, usa temporizadores para mantenerte concentrado. Te recomendamos Focus Booster, un temporizador online donde estableces la tarea meta y el tiempo que le dedicarás. La aplicación te irá recordando el tiempo que tienes restante. 

Instala aplicaciones para limitar tu tiempo en redes sociales 

Relacionado al punto anterior. En la oficina tienes un jefe que te impide ver tus redes sociales, o no puedes verlas porque sabes que tienes compañeros de trabajo alrededor que te verían haciéndolo. En tu casa, al contrario, eres libre de hacerlo. 

Para que las redes sociales no se conviertan en una distracción, existen aplicaciones para establecer un tiempo límite y para bloquearlas cuando pase este lapso. Si quieres una opción, te recomendamos Offtime.

Habla con las personas a tu alrededor para aclarar que estás en horario de trabajo 

La modalidad de home office es relativamente nueva, por lo que existen personas que no comprenden del todo que sigues en horario de trabajo aun cuando estás en casa. En esta confusión, puede haber vecinos, amigos o familiares que te pidan cosas o que quieran tu atención durante tu jornada laboral. 

Si es el caso y te implica una distracción, lo mejor es platicar con la gente que te rodea que necesitas de tu tiempo y espacio para trabajar. 

Deja un comentario