Economía solidaria: el mejor camino para los emprendedores

El mundo del emprendimiento tiene muchas caras: desde la famosa Sociedad Anónima de Capital Variable (SA de CV) donde recaen la mayoría de las empresas, hasta nuevas formas de constitución empresarial como las cooperativas, organizaciones comunitarias, grupos de financiamiento solidario o de micro finanza, ONGs de servicios, fundaciones, entre otras. 

Uno de los modelos de emprendimiento que cobra cada vez más relevancia es la economía solidaria. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se trata de un esquema de desarrollo que busca “movilizar y re distribuir los recursos y los excedentes de modo proactivo con formas inclusivas que satisfagan las necesidades esenciales de las personas”. 

En otras palabras, la economía solidaria es un modelo donde la prioridad son dos cosas: las personas y el medio ambiente. 

En contraste con otros modelos donde la prioridad es maximizar las ganancias, aquí se prefiere la calidad de vida de todas las personas que participan en toda la cadena de producción: desde el productor hasta el consumidor; desde el director de la empresa hasta las personas encargadas de la limpieza. 

También llamada economía social, es un enfoque económico que favorece la inclusión, el desarrollo local y, principalmente, dos valores éticos: la solidaridad, que se refiere a dar según nuestra capacidad y recibir según nuestra necesidad; y el Buen Vivir, un enfoque de vida donde se reconoce de modo explícito el principio de vivir en armonía con diferentes pueblos y con el planeta. 

Ejemplos de economía solidaria

Café Ave de Fuego, una compañía mexicana enfocada en vender el café como experiencia en vez de como producto, es un ejemplo de economía solidaria. La empresa apoya el beneficio social y el desarrollo económico de su comunidad cafetera aliada. 

La finca de producción de Ave de Fuego se localiza en Chiapas, México. Actualmente, la comunidad de productores cuenta con una escuela, un hospital y un comedor y cocina comunitaria. 

Buscamos desarrollar al productor. Nuestros esfuerzos garantizan la mejor calidad para el consumidor y las mejores condiciones para el campo. 

Conoce más sobre el modelo de negocio de Café Ave de Fuego en nuestra entrevista exclusiva a su fundador, Kurt Wartenweiler. 

Por qué es la mejor opción para un emprendedor

Como ya explicamos, la economía solidaria coloca a la persona en el centro; busca su empoderamiento para alcanzar la mayor calidad de vida. El empoderamiento no se refiere únicamente a dar un sustento económico, sino también a ofrecerle voz y voto. Generar un emprendimiento horizontal, participativo y con acción colectiva. 

Por ejemplo, en Café Ave de Fuego no se tiene un estructura jerarquizada. No hay distinción entre superiores o inferiores. Cualquiera puede participar si tiene un interés. 

«Tenemos un caso muy especial. La señora que antes se encargaba de la limpieza empezó a interesarse por el café. Ahora, gracias a ese interés, trabaja en la barra de talleres», afirma Kurt Wartenweiler

Se trata de dejar de distinguir a la gente. Dejar de lado el “No. Tú no sabes”. Ellos pueden aprender si tienen interés. Cualquiera puede hacerlo. 

Esta autonomía para la toma de decisiones y libertad de adhesión es la mejor decisión que un emprendedor puede tomar. En palabras de Kurt Wartenweiler: los emprendedores y las pequeñas empresas puede que no le ganen a los grandes consorcios en dinero, personal y recursos, pero sí pueden hacerlo en creatividad e innovación. 

“Siendo pequeño tenemos toda la libertad de hacer literalmente todo lo que queramos. No tienes que pasar por todos los canales institucionales como una empresa”

Al aplicar la economía solidaria, dejas a tus colaboradores dar sus ideas, te olvidas de las posiciones jerárquicas para que todos apoyen y contribuyan. Con esto, generas un ambiente propicio para la innovación y la creatividad.  

Por último, adoptar la economía solidaria es la mejor opción para un emprendedor porque es un modelo que busca hacer más con menos con el fin de proteger el medio ambiente. Busca ciclos sostenibles y sustentables con el planeta. El alcanzar estos círculos virtuosos también traerá beneficios económicos para tu empresa: podrás usar los pocos recursos con los que inicias de manera eficiente y, al tratarse de ciclos sostenibles, los podrás usar a largo plazo. 

Si quieres conocer más sobre personas que están transformando la forma en la que producimos alimentos, checa nuestro post con seis proyectos mexicanos que están dando de qué hablar

Deja un comentario