¿Cuáles son los trabajos del futuro? 5 áreas que tendrán mayor demanda laboral

La primera revolución industrial se generó tras pasar de la producción manual a la mecanizada; la segunda, ocurrió tras el descubrimiento de la electricidad, lo que permitió la producción masiva; la tercera se dio gracias a la electrónica y a las tecnologías de la información y de telecomunicaciones.

Hoy estamos viviendo la cuarta Revolución Industrial. A diferencia de las pasadas, sucede a una velocidad exponencial. Blockchain. Inteligencia artificial. Vehículos autoconducidos. Edición genética. Impresoras 3D. Realidad Virtual. En esta revolución, todo esto dejó de ser ficción y se convirtió en nuestra vida cotidiana. 

Hoy, un celular que sale a la venta a principios de año; a finales de este, ya es obsoleto porque ya hay mejores tecnologías. Así de rápida es la revolución industrial del siglo XXI. Es decir, las innovaciones y descubrimientos de la 4ta Revolución Industrial son tan rápidas que el mercado laboral necesita de nuevos perfiles continuamente.  

Afortunadamente, las empresas cada vez son más abiertas para la contratación de personal, por lo que si ya estudiaste una carrera o hasta tienes años de experiencia en un área que no tiene nada que ver con estas, no te desanimes, siempre estás en buen momento para entrar en un área nueva donde tus conocimientos y habilidades serán valorados.

Esto tampoco significa que todo cambiará de la noche a la mañana y tu trabajo ahora no valdrá nada, sino que estas carreras, que hoy no tienen mucha oferta de empleados, tendrán una demanda muy alta en los próximos años, por lo que si entras a tiempo a alguna de estas, probablemente puedas tener un crecimiento interesante en poco tiempo, todo por adelantarte a la curva y ser un early adopter.

Sin más preámbulo, te dejamos las áreas que tendrán más demanda de empleados en los próximos años.

Especialistas en ciberseguridad

Hoy es imposible imaginarse un mundo sin internet por todas las facilidades y ventajas que nos da. Sin embargo, hay otra cara de la moneda: robos a transacciones móviles, hackeos a información personal, robo de identidad virtual, correos falsos para impregnar virus y robar claves de acceso (fenómeno conocido como phishing o “morder el anzuelo”). 

Así como aumentan el número de internautas en el país, también lo hacen los ciberdelitos. Según datos de la consultora PwC, durante 2018, las empresas mexicanas sufrieron el doble de delitos cibernéticos que durante el 2016.

Ante estos datos, Arturo García Hernández, autor del libro CiberMéxico: Voluntades y Acciones en el Ciberespacio, afirma que es necesaria una estrategia de ciberseguridad. Es decir, se necesitan especialistas que conozcan desde la parte técnica del problema (mecanismos y controles tecnológicos) hasta la parte social (leyes, normas y políticas públicas) para proteger el intercambio de información en el ciberespacio y su infraestructura. 

Científicos de datos

¿Qué hace la gente cuando se siente mal? La mayoría, investiga sus síntomas en Google en lugar de ir inmediatamente al médico: “¿Gripe o infección” “Quitar gripe de manera rápida” “Remedios caseros contra la gripe”  (No mientas, darling. También lo has hecho).  

Los datos generados por estas búsquedas pueden usarse para anticipar un brote de gripe. Si se detecta que una comunidad aumentó sus búsquedas web relacionadas con la gripe, el gobierno puede iniciar una campaña de vacunación o de tratamiento médico antes de que se expanda y cause más daño. 

Este caso es un ejemplo de la utilidad de los científicos de datos. Estos especialistas combinan conocimientos en estadística, programación y matemáticas para procesar los bancos de información y traducirlos en insights e información relevante. 

Ante la cantidad de información que se genera en internet, en bases de datos públicas, en bases privadas, etc., la ventaja ya no recae en quién tiene acceso a esa información, sino en quién sabe interpretarla. Es por eso que, de acuerdo con la consultora Gartner, para 2020, más negocios e industrias usarán programas de analítica de datos. En otras palabras: se necesitan científicos especializados en obtener, limpiar y traducir bases de datos.

Expertos en medio ambiente y desarrollo sostenible

En 2015, los 193 miembros de las Naciones Unidas aprobaron el plan “Transformar Nuestro Mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”. Este proyecto incluye 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) cuyo fin es acabar con la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y hacer frente al cambio climático sin que nadie quede atrás para el 2030. 

El tema de medio ambiente es clave en la agenda nacional e internacional;  en consecuencia, también lo es en el mercado laboral. De acuerdo con la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, algunas de las carreras en auge son Ingeniería ambiental y sustentabilidad, Especialista en cambio climático, Geomicrobiólogo, Productor de alimentos orgánicos, Ciencias de la tierra, Ingeniería del agua, Técnico en eficiencia energética

Especialistas en habilidades socioemocionales

¿Cómo mantenerse vigente en la automatización de los trabajos? ¿Se puede competir contra un robot en el mercado laboral? La respuesta está en ser más humano. 

Las llamadas Habilidades del Siglo XXI son aquellas necesarias para prosperar en una sociedad globalizada. Este enfoque busca equipar a los estudiantes para un ambiente donde los cambios tecnológicos, climáticos y sociales son grandes y rápidos. 

Entre estas habilidades están la creatividad, curiosidad, pensamiento crítico y analítico, solución de problemas, toma de decisiones, iniciativa y espíritu emprendedor, colaboración y comunicación

Este nuevo enfoque de educación necesita de especialistas en pedagogía, manejo de grupos, psicología, habilidades socioemocionales, entre otros, para su implementación. 

Especialistas en blockchain y sus aplicaciones

Usualmente, se asocia a la tecnología blockchain con su cara más conocida: el bitcoin. Sin embargo, es un término más amplio. Blockchain es una plataforma de software que guarda y protege la información mediante criptografía. En palabras más simples: separa los datos en diferentes cadenas para protegerlos y descentralizarlos. “Descentralizar” es la palabra clave. Al no tener un único dueño o un centro de la red, es más seguro y transparente. 

¿Por qué se necesita especialistas? Porque esta tecnología está transformando diferentes sectores, no solo el financiero. Por ejemplo, Estonia la utilizó para crear una base nacional de salud pública. Blockchain protege los datos personales de todos los pacientes, y permite a la gente tener más control de su historial médico. Por ejemplo, poder bloquear y otorgar accesos a su información, o poder revisar qué médicos accedieron a nuestro historial. 

Un comentario

Deja un comentario