Karla Campos y Somos Tierra: productos ecológicos de cuidado personal

Cada año, un aproximado de nueve millones de toneladas de plástico se lanzan al océano. Un equivalente a decir que cada minuto un camión de basura lleno de plástico se vierte en el agua que hace que el mundo se mantenga funcionando y que alberga millones de especies.

Si bien somos conscientes del daño al medio ambiente, a veces es difícil dimensionar qué tanto contribuimos a este. La mayoría de los casos, somos parte del problema con acciones que ni siquiera notamos. Piensa en el shampoo que usas todos los días; en la cantidad de botellas de este producto que has usado durante tu vida. O piensa en las mascarillas con empaque de plástico, que a pesar de usarse solo una vez ya generaron un residuo que tardará 500 años en degradarse. 

Ante esta realidad, Karla Campos creó “Somos Tierra”, una marca mexicana de productos para el cuidado personal con un concepto realmente ecológico. 

Inspirada por el lema de Eduardo Galeano «En este mundo de plástico y ruido, quiero ser barro y silencio», nuestra chingona de la semana produce shampoos, mascarillas, cremas y desmaquillantes sólidos. En esta presentación, al terminarse el producto, no se genera ningún tipo de residuo. Además, Somos Tierra también vende bálsamos labiales en envase ecológico, desodorantes libres de aluminios y protectores solares amigables con el medio ambiente. 

En 2016, Karla y su esposo aprendieron por su cuenta a hacer estos productos en formato sólido. A base de lectura, tutoriales y muchas ganas de transformar el cuidado personal en uno ecológico, crearon la única empresa mexicana 100% sostenible tanto en sus procesos de producción como en sus productos

Lo que inició como un proyecto de prueba y error, hoy es un negocio de tiempo completo, sustento de más de siete personas y con un récord de venta de más de 10 mil barritas  de shampoo. 

En entrevista exclusiva, Karla Campos nos comparte más sobre la filosofía detrás de Somos Tierra y sobre su trayectoria como emprendedora. 

Redes sociales de Somos Tierra: 

¿Cómo empieza Somos Tierra?

Como antropóloga, buscaba mi camino feliz de la antropología -tener tu comunidad, hacer cosas por ellos y crecer con ellos-. Durante mi trabajo en Sonora, en un sitio devastado ambientalmente, la agroindustria arrasó con gran parte de esa bahía. Ahí trabajé mucho, pero el trabajo dependía de otras personas y no podía hacer todo lo que quería para poder ayudar a las personas. Me decepcioné y pasé por un periodo intenso de depresión. No sabía qué hacer, así que decidí dedicarme a otras cosas que no fueran antropología.

Tomé un curso de Bio Construcción en La Marquesa, donde conocí a las personas con las que hoy trabajo. Empezamos a trabajar juntos y nos dimos cuenta de que queríamos conservar las 30 hectáreas de bosque en donde ahora trabajamos, pero para lograrlo, no bastaba con las buenas intenciones, necesitábamos generar dinero.

En ese momento, yo creaba mis propios productos de cuidado personal para no afectar al medio ambiente, y me percaté que vendiendo estos productos era una excelente manera de comenzar a generar ingresos. Así es como nació Somos Tierra.

La filosofía de Somos Tierra

Nuestra empresa se basa en dos pilares: el medio ambiente y la comunidad. 

En este mundo en donde todo va en chinga y es todo mecanizado, queremos darle más valor a lo de adentro, no estamos descubriendo el hilo negro, simplemente estamos regresando a lo que se hacía antes.

En el primer pilar, nuestros productos son altamente biodegradables. No generamos basura porque el formato de la mayoría de ellos es en barra. Y en los pocos productos envasados, usamos materiales más amigables con el medio ambiente: aluminio, vidrio o cartón compostable.

Los productos son naturales, la línea es lo ecológico #karmafree. Nuestros procesos de elaboración son sustentables, están hechos con productos naturales, tenemos la posibilidad de tener lavanda en nuestro huerto, nosotros cultivamos nuestras propias plantas que usamos para producir.

Nuestro segundo pilar es que trabajamos artesanal y comunitariamente. Trabajamos con personas en situación de vulnerabilidad económica, sobretodo con mujeres, adultos mayores y personas con discapacidad. En Somos Tierra, más que una empresa, somos un proyecto social y ambiental. 

En general, nuestra intención es regresar a los inicios. Regresar a esa época donde vivíamos sin el plástico. 

Me acuerdo que cuando iba con mi abuela al mercado, ella usaba la misma bolsa para cargar las cosas todos los días. No usaba bolsas de plástico cada vez que iba. O en los mercados había grandes costales con haba, frijoles, lentejas…, y cuando le daban el producto, se lo envolvían en pedazos de periódico o de papel. A eso queremos regresar. 

Somos Tierra: ecológicos en productos y en procesos 

Los productos son altamente biodegradables. Por tanto, cuando los usas, no contaminas ni el agua ni la tierra. Tampoco dañas tu piel ni tu cabello porque son hechos con ingredientes naturales en vez de químicos. 

Otra parte muy importante es que no generas basura. Al terminarse, por su formato en barra, desaparece. No es como un producto convencional donde debes tirar la botella de plástico. 

Además de los productos, cuidamos que nuestros procesos de elaboración también sean sustentables. Nosotros cultivamos nuestras plantas para no usar aceites esenciales comerciales. No tenemos nada en contra de ellos, pero para producir enormes cantidades es mejor tener un huerto propio.

Con nuestro huerto de plantas, hacemos más sustentable el proceso de extracción de las propiedades activas. 

Prácticamente no utilizamos agua en la elaboración de nuestros productos, tenemos un sistema en donde separamos el agua, y eso nos permite después recuperarla para regar nuestro huerto.

Tampoco utilizamos energías no renovables, utilizamos gas LP y celdas solares para generar luz.

El trato con sus trabajadores: más que una empresa, una comunidad

Estudié Antropología porque desde siempre quise construir en comunidad. Lograr crecer con otras personas. Hacer algo por ellas.  

En la casa de Somos Tierra, ubicada en Rancho el Cardo Santos, en La Marquesa, Estado de México, aplicamos esa filosofía.

Empleamos a mujeres de la región porque sabemos que tienen menos oportunidad de conseguir trabajo, y porque al ser una zona dependiente del turismo, el trabajo es estacional y solo es abundante en fines de semana. 

Buscamos que entre semana tengan trabajo si así quieren. La mayoría son mamás o estudian, por lo que somos flexibles con sus horarios. 

El mejor consejo para los emprendedores

¡Chingarle! (Risas). Un amigo me dijo que los emprendedores debemos tener un nivel de frustración muy alto. Y es cierto. Es una experiencia maravillosa pero muy difícil. 

Generalmente, tenemos esta imagen idealizada, de un emprendedora con una taza de “Like a boss”, empoderada… ¡pero detrás de esa imagen bonita hay todo un desmadre! Hay días donde duermo a las tres de la mañana y tengo que despertar a las cinco para seguir chingandole. 

Mi otro consejo sería siempre hacer cosas que amas aparte del trabajo. Si no, no hay manera de sobrevivir (risas). Yo viajo mucho. Me encanta. Y hago yoga. 

Karla Campos en lo personal

Lo mejor de ser emprendedora

Ayudar a la gente.

Lo más difícil

Tienes que tomar muchas decisiones. Siempre estás decidiendo a dónde llevar el barco. Todo el tiempo piensas, dudas y te estresas: “¿Y si la cago? ¿Y si no? ¿Debería aceptar esta propuesta? ¿Será bueno hacer esto?” 

Tienes que estar preparado y saber que las cosas son maravillosas, pero son difíciles, sobre todo para las mujeres. Te venden el concepto de la imagen bonita con tu taza “like a boss” y cosas de mujeres empoderadas, pero no siempre es así.

Tres palabras que te definan

Feliz, libre y natural.

Libros que recomiendes a emprendedores

ELLAS, La historia de emprender contada por mujeres, de Ana Victoria García. Es un libro muy bonito, en especial para las mujeres. 

Cosmética slow. Consejos de belleza para una cosmética consciente y natural. Todo lo que sé de nuestros productos ecológicos lo fui aprendiendo leyendo, en internet; todo por mi cuenta. Este libro nos dio los fundamentos de lo que hacemos

La novela me encanta. De hecho, tengo tres heroínas de la novela hispanoamericana: La Maga, de Rayuela; Remedios, de Cien Años de Soledad, y Violeta de El Diablo Guardián. Esas tres mujeres me ayudaron a definirme como persona. 

Personas sin las cuales no estarías donde estás

Mi papá. Él siempre tenía ideas como “Deberíamos tener gallinas” “Hay que tener conejos” “Deberíamos cultivar nuestra propia comida”. Gran parte de mi personalidad es gracias a él. 

Mi marido porque él se encarga de llevar las finanzas y contabilidad. 

Don Beto y Doña Mary, los que nos adoptaron en La Marquesa. Son personas que realmente están conectadas con naturaleza. Me acuerdo que Don Beto no quería poner luz en su casa para no asustar a los venados. ¡En verdad son personas maravillosas!

Pasatiempos 

Danza prehispánica. Viajar cada que puedo. Estar con mis plantas. 

Es importante tener cosas que amas hacer aparte del trabajo, es necesario darte el tiempo para hacerlo.

Próximas metas

Mi meta es dar empleo a más gente. Llegar a más personas. Lograr más bosques y más ecosistemas protegidos. 

Sigue en contacto con Somos Tierra: 

Deja un comentario