Cómo instalarte en un bazar por primera vez

Los bazares son establecimientos temporales y pasajeros, dedicados a la venta de productos. La novedad de estos es que, a diferencia de los centros comerciales, los bazares suelen tener una temática establecida, donde personas con un mismo interés pueden encontrar una oferta diversa en un solo recorrido, sin tener que buscar en proveedores por doquier, además, las opciones son visibles a primera vista.

Los bazares son una excelente oportunidad para posicionar tu producto, dar a conocer tu marca y generar ventas. Al ser un establecimiento que no es permanente, el precio de renta del lugar baja considerablemente. Otra ventaja es que, al unir en un solo lugar a tantas marcas, tienes la oportunidad de llamar la atención de clientes potenciales: personas que fueron al bazar para comprar otra marca, pero que se pueden cruzar con tu producto y empezar a conocerte.  

Estar entre tantas opciones en un mismo lugar, es una ventaja, y al mismo tiempo, un reto; la competencia te exige idear formas de sobresalir.

Te dejamos algunos consejos de la viva voz de nuestra chingona de la semana, Karla Campos, quien con su marca de productos de cuidado personal ecológicos, Somos Tierra, ha logrado posicionarse y vender con gran éxito en múltiples bazares.

Mantente al tanto de la convocatoria de los bazares

Al ser temporales, los bazares abren convocatoria cada determinado tiempo. Por un lado, es una ventaja porque si no estás listo para el próximo, tendrás más oportunidades en el futuro. Por el otro, significa que tienes que estar en constante búsqueda y atención. Generalmente, las convocatorias se publican en sus redes sociales o en grupos de Facebook de comerciantes en bazares. Solo es cuestión de buscar. 

No te inscribas a todos los bazares posibles, sino solo a los estratégicos

Es un error común suponer que entre más bazares, más oportunidades de venta. Suena lógico pero no lo es. Aunque sean menos en cantidad, busca solo aquellos que vayan en la misma línea que tu producto. Por ejemplo, si vendes popotes de acero inoxidable, un bazar de productos ecológicos es lo que te conviene. 

Si te instalas en bazares que no entran en tu esencia de marca, por más concurrido que esté, no venderás nada porque solo encontrarás personas que no corresponden a tu público objetivo. 

Por otro lado, elige solo a los bazares con credibilidad. A medida de que la popularidad de estos establecimientos crecen, lamentablemente, también lo hacen los timos: bazares que prometen una cantidad de exposición que realmente no tienen, o en el peor de los casos, algunos que cobran la inscripción pero no cumplen con realizar el evento. 

Nuestra chingona de la semana, Karla Campos, fundadora de la tienda ecológica Somos Tierra, nos recomienda que si eres primerizo, entres a los más reconocidos para evitar malas experiencias. No es el camino más fácil por la cantidad de demanda, pero sí es el más seguro. 

A medida de que te adentres en este ámbito, conocerás otros a los cuales ingresar. Nuestra recomendación es que una vez en el bazar, hables con las demás marcas presentes para preguntarles de otros bazares. 

Prepárate para todos los gastos que conlleva entrar a un bazar

Ingresar a un bazar va más allá del costo de inscripción. Hay otros gastos que tienes que tomar en cuenta. Antes del evento, considera el costo de impresión de promocionales de tu marca o tarjetas de presentación. Además, la mayoría de los bazares no incluye mobiliario. Por lo tanto, contempla costos de materiales para la instalación de tu stand: mesa, sillas, manteles, adornos, etc. 

Durante el evento, calcula estos costos: la gasolina para trasladar tu mobiliario y los productos que llevarás para vender; la compra de recipientes o cajas de plástico para guardar tus productos; el estacionamiento en caso de que lleves tu propio carro; la comida, porque deberás estar en el bazar todo tiempo que dure. 

Invierte en adornos llamativos para tu stand

Al estar entre tantas marcas, es fácil que tu stand se pierda entre el mar de opciones. Para evitarlo, Karla Campos, fundadora de los shampoos sólidos ecológicos Somos Tierra, nos recomienda invertir en un adorno que llame la atención y te identifique como marca. 

“Yo siempre llevo cuadros y flores. Es más pesado porque tienes que cargar todo, pero vale la pena porque se vuelve parte de tu esencia y te empiezan a ubicar”. 

Haz tu propia publicidad semanas antes del evento 

La mayoría de los bazares se encargan de la publicidad general del evento. Reparten flyers en las colonias aledañas a donde será el evento, lo publican en sus redes sociales, envían la información a través de sus newsletter, etc. Es un esfuerzo que te ayudará, pero no te llevará ventas porque no centra la atención en ti, sino en el evento en general. 

Si no tienes dinero para publicidad en redes sociales, una manera orgánica de hacerlo es movilizar a tu red de amigos y familiares. Crea un folleto digital para compartir, con todos los datos del bazar y con los productos que venderás. Si cada uno de ellos publica tu folleto, llegarás a un número considerable de personas. 

Aprovecha para escuchar a tus clientes

Lo más importante que debes llevar a un bazar es tu actitud de venta. Tienes que conocer todos los detalles de tu producto para enamorar a los que se acerquen a preguntar; tienes que ser paciente para aceptar que no todos te comprarán; tienes que llevar toda tu energía para aguantar la jornada entera y, por último, debes llevar tu actitud de escucha. 

“Platica con los clientes. Conócelos. Pareces gitano hablando y convenciendo a tanta gente (risas), pero es es muy importante porque es la única manera de saber y escuchar lo que sienten”, dice Karla Campos. 

Conoce más sobre Karla y su empresa ecológica Somos Tierra en la entrevista exclusiva que tuvimos con ella. 

Deja un comentario