Indicadores de gestión: qué son y por qué debes implementarlos en tu empresa

Los datos son esenciales para la toma de decisiones. Si se está enfermo, son los datos los que ayudan al médico a diagnosticar. Si se inicia una dieta, las mediciones ayudan al nutriólogo a revisar los progresos. Si se genera una política pública, son los indicadores los que evalúan si realmente genera un impacto positivo.  

Gracias a las mediciones somos capaces de verificar progresos, detectar estancamientos y descubrir fallas. Es por eso que debes integrarlas en tu empresa o proyecto social. Para determinar cómo vas, tomar decisiones y crear nuevas estrategias.

Qué son los indicadores de gestión

Los indicadores de gestión son el equivalente al diagnóstico médico de tu empresa. Los indicadores son una traducción de un proceso a información cuantitativa. Es decir, representar un elemento de tu empresa -como ventas, producción, comunicación, relaciones públicas, entre otros- en datos que pueden ser medidos o contados para observar su estado. 

Existen dos tipos de indicadores: 

  • Estratégicos: Miden el cumplimiento de los objetivos. Pueden ser indicadores de ventas, de impacto y engagement en redes sociales, de llamados a la acción, de presencia en medios de comunicación, entre otros. 

En esta parte, tienes que tomar en cuenta el estatus de tu empresa. No será el mismo objetivo de ventas de una marca consolidada con diez años de vida, al de una que recién inicia. Recuerda establecer objetivos desafiantes, pero realistas. 

  • De gestión: Son objetivos  relacionados meramente con los procesos de producción. Son los indicadores que miden la forma en que los recursos son utilizados y la forma en que se generan los productos o servicios. 

Los indicadores de gestión pueden tomar diferentes formas: valores, unidades, índices, series estadísticas, porcentajes… Sin embargo, la esencia es la misma: una herramienta con la que mides el desempeño de cada proceso operativo o productivo. 

Cómo integrar los indicadores de gestión 

Para implementar los indicadores en tu empresa, primero debes determinar el área que quieras medir: ventas, finanzas, contabilidad, publicidad, responsabilidad social corporativa, comunicación, etc. 

También debes determinar las fuentes de donde recolectarás la información y los recursos que usarás para obtenerla. 

Una vez hecho eso, ya puedes idear un indicador. El autor Jesús Mauricio Beltrán, establece que estos son los componentes de uno: 

  • Nombre: Una denominación clara que permita identificarlo fácilmente y que se entienda su objetivo. Por ejemplo: Nivel de aprobación de capacitación entre los empleados.  
  • Medición: Las unidades de medida o la fórmula con los que medirás el indicador. Siguiendo el mismo ejemplo. El nivel de aprobación se mide con el total de los empleados que tomaron la prueba entre el número de aprobados. 
  • Estatus: El actual estado en el que se encuentra el indicador. 
  • Umbral: El estado meta al cual se aspira o se intenta mantener. En este paso, es útil obtener el promedio del proceso que mides. Así tendrás una escala más clara: si está por debajo del promedio, debes revisarlo y mejorarlo. Si estás por arriba, debes mantenerlo y replicar las buenas prácticas. 
  • Horizonte: El periodo en el cual se realiza la medición. Por ejemplo, si se desea medir la producción de cada línea de trabajo por día, el horizonte corresponde a la jornada de actividad de las máquinas. 
  • Fecha de inicio: Corresponde al inicio del horizonte. Siguiendo el mismo ejemplo, el inicio de cada día de producción es a las 10 AM cuando las máquinas empiezan a trabajar en su totalidad. 
  • Fecha de término: Es el final del horizonte. Mismo ejemplo: el término sería a las 5:30 PM cuando se apagan las máquinas. 
  • Reporte inicial y final: Determina un inicio y un final de tu medición de indicadores. De esta manera analizarás el movimiento que tuvo tu indicador. Por ejemplo, puedes comparar tus indicadores cada mes, cada trimestre o cada cuatrimestre. Todo dependerá de las necesidades de tu proyecto. 

En este caso, recurre a la visualización de datos. Es mucho más fácil interpretar y leer resultados si se tienen a manera de gráfica. 

  • Glosario: Crea una explicación completa y sistematizada del indicador que permita su consulta posterior. Es importante que sea claro en caso de que otra persona deba hacer la medición sin tu presencia. 

Si tienes más dudas, te recomendamos el libro Indicadores de gestión: Herramientas para lograr la competitividad.

Deja un comentario