Cómo crear un pitch de inversión efectivo

Para hacer crecer tu proyecto, necesitas unir esfuerzos. ¿Acaso Amazon llegó a ser lo que es gracias a una sola persona? ¿Apple, Cisco, Google, Walmart…? Ninguna empresa se genera con el trabajo de uno solo; se necesita sumar el esfuerzo y los recursos de varios para alcanzar el éxito. 

Como emprendedor, para subir al siguiente nivel, también necesitarás de inversionistas o socios. ¿Pero cómo lograr que se unan? ¿Cómo hacer que se enamoren de tu proyecto y estén dispuestos a invertir en él? 

El pitch deck es una forma de lograrlo. Es un resumen a modo de presentación visual que envías a los inversionitas para mostrar la esencia de tu empresa, tu rendimiento hasta el momento y tu visión de crecimiento.  

De acuerdo con Fran Guillén, del podcast Acelerando Empresas, no debes ver al pitch deck como un plan de negocio donde se describe a profundidad tu situación financiera, sino como una versión corta de tus finanzas y por qué eres la mejor opción para invertir. 

Aquí te presentamos las mejores consejos para crear un pitch deck efectivo y atractivo:  

Asegúrate que se entienda por sí solo, contigo o sin ti presente. 

Imagina al pitch deck como el Currículum Vitae de tu empresa. Es ese documento que envías a las personas con quienes quieres trabajar; un documento que resume quién eres y por qué eres la mejor opción. 

Así como el currículum, tu pitch deck será enviado a otra persona y será leído sin tu presencia. La otra persona lo analizará por sí solo y sin la posibilidad de que tú o alguien de tu empresa lo explique mientras lo lea. 

Es por eso que tiene que ser un documento liviano, pero con el texto suficiente para que se entienda por sí solo. Evita usar abreviaciones o palabras internas que solo tu equipo entienda. En su lugar, incluye información concisa pero que despeje todas las dudas posibles de un inversionista. 

Incluye un resumen dentro de tu pitch deck

El pitch deck es un resumen por sí solo. Sin embargo, con la cantidad de emprendedores en busca de inversión, es poco factible que el inversionista lea a detalle  todos los documentos. 

Para evitar que tu pitch deck se pierda entre el montón, incluye un resumen dentro de este resumen. Es decir, incluye una ficha de datos relevantes en las primeras páginas. A manera de bullets, incluye el nombre de tu empresa, el nombre del director o representante de la empresa, la dirección física, cuál es el servicio o producto que se vende, tus ventas o balance hasta el momento, cuánto se busca de inversión y en qué se invertiría. 

¿Has leído una noticia porque el titular te llamó la atención? Imagina a esta ficha de datos relevantes como el titular de tu empresa. Son las palabras que serán el gancho para leer más. 

Concéntrate en el porqué de tu proyecto 

En vez de ir directamente a la parte financiera y numérica de tu empresa, haz un previo: explica el porqué de tu proyecto. Por qué naciste. Cuál es el problema que intentas solucionar. Por qué es importante este tema. 

Este recurso se llama Círculo de Oro, una metodología introducida por Simon Sinek, escritor y experto en emprendimiento. 

Sinek explica que al iniciar con el porqué de un proyecto aumentas tu posibilidad de inspirar a tu audiencia. Si inicias con tus emociones, conectas con las emociones de las personas que, en este caso, leen sobre tu empresa. 

Asimismo, explicar el problema que te inspiró a nacer es una forma de introducir la solución. Es una manera de que al momento de explicar a tu aportación, a lo que ofreces como empresa, tus inversionistas se convenzan aún más de tu utilidad. 

Es importante que cuando introduzcas el problema también expliques cómo y por qué otros competidores aún no logran solucionarlo. De esta forma, indirectamente, sumas puntos a tu favor al mostrarte como la mejor solución de todas las existentes. 

Divide tu situación financiera en dos partes: el presente y el futuro

Al entrar a la parte numérica de tu empresa, empieza con un recuento. Explica hasta dónde has llegado: tu tiempo de vida, cuántas ventas has generado al momento, cuántas ganancias, a cuánta gente has llegado, etc. 

Esto te ayudará a mostrar tu fortaleza como empresa y a mandar un mensaje de que sabes lo que haces, simplemente necesitas un empujón para robustecer tus números. 

Seguido del presente de tu empresa, habla del futuro. Explica tus proyecciones, cómo la inversión aumentará los números, cuál es el mercado potencial al que tú y tu inversor podrían llegar. 

En esta parte, recurre a la visualización de datos. Escribir los números no genera el mismo impacto que verlos a través de gráficas o tablas. 

“Ponle cara” a tu empresa

Tu empresa es más que números y ventas: hay personas y vidas detrás de ella. 

Muestra este lado humano. Incluye una parte donde presentes al equipo: nombre, cargo, perfil y foto. También incluye a los clientes o beneficiarios a los que has llegado con tu empresa: testimonios de clientes satisfechos, fotos de ventas exitosas, personas que aumentaron su calidad de vida, entre otros. 

De esta manera inspirarás confianza en tus inversores más allá de la parte numérica. 

Deja un comentario