Conoce mejor a tus clientes con el test A / B

El A / B testing, también conocido como prueba por división, consiste en comparar dos versiones de una página web o de una campaña de email marketing para analizar los movimientos del usuario y concluir qué versión funciona mejor. 

En esta metodología, se crea el modelo A y el B, que pueden variar desde diferencias mínimas hasta versiones totalmente distintas entre sí, y se mide qué modelo genera más clics, tiempo de sesión, suscripciones, ventas, etc.

Hoy te presentamos más detalles de esta prueba para entender su importancia para los emprendedores.

Por qué es importante el A / B testing para los emprendedores

Una página web o una campaña de e-mail son inversiones grandes para cualquiera, en especial para un emprendedor o PyME. Son acciones que conllevan dinero, tiempo, esfuerzo, contratación de expertos, etc. Es tan grande la inversión y tan importante su papel para tu negocio (una página web funcional ayuda a aumentar ventas, por ejemplo) que debes asegurarte que todo funcione a la perfección. 

La prueba A / B te ayuda a identificar errores. Al observar cómo interactúan con dos versiones, determinas cuál es la más funcional para tu negocio. Con esto, maximizas tu retorno de inversión, reduces costos al eliminar la versión no funcional y aumentas la cantidad de ventas y clientes potenciales. 

Guía básica para realizar un A / B testing 

Establece tu meta

Identifica tu objetivo de negocio. ¿Quieres aumentar tu tasa de conversión? ¿Buscas que los usuarios pasen más tiempo en tu página? ¿Quieres que se dirijan a alguna sección de tu página en específico? ¿Quieres que le den clic a una promoción? Sé claro en lo que quieres. 

Identifica tus áreas de oportunidad

Una vez establecido el objetivo, analiza los elementos de la página relacionados a él. Por ejemplo, si buscas que los usuarios aumenten su tiempo de sesión en la sección de productos, enfoca tu investigación a ese sector de la página. 

Estos dos ejercicios te ayudarán: 

  • Acércate a personas con poco conocimiento de tu página. Pide a conocidos o amigos que revisen tu página. Haz un sondeo con sus opiniones y primeras impresiones. También haz ejercicios con ellos. Por ejemplo, pide que encuentren la un producto en específico, o que intenten hacer una compra. Al verlos interactuar, verás fallas y aciertos en tu página. 

Es esencial que sea alguien diferente a ti o a tu equipo. Estar en contacto continuamente con algo sesga tu visión. Puedes creer que algo es claro y sencillo porque sabes de pies a cabeza tu página, pero en realidad no lo es. 

  • Realiza un heatmap de tu página web. Los mapas de calor te muestran qué partes de la página tienen mayor interacción. Miden el movimiento del cursor del ratón a través de la página, detectan la posición en la página donde el usuario hace clic o siguen el desplazamiento vertical de la página. Te recomendamos Hotjar, una herramienta para hacer mapas de calor. 
Créditos: crazyegg.com

Identifica tu variable

Las variables son los aspectos que diferencian un modelo del otro. Es el factor o elemento que pondrás a prueba para determinar cuál funciona mejor. Ejemplos de variables que se pueden comparar:

  • Menú. ¿La sección de “Quiénes somos” debe ir antes o después de “Productos”? ¿Los links a redes sociales deben ir al final? ¿El nombre de las secciones es claro? El orden y la selección de las palabras influyen en el comportamiento del usuario. 
  • Imágenes. ¿Las imagénes de los productos son llamativas? ¿Es mejor la foto horizontal a la vertical? ¿Los usuarios usan el zoom a los productos? Una imagen vale más que mil palabras. Sé cuidadoso en esta parte. 
Créditos: Mona & May
  • Colores. ¿El botón de comprar debe tener un color llamativo? ¿Es mejor un color rojo que denote potencia, o uno azul que muestre confianza? ¿El fondo va en armonía con el color de las letras?

  • Headline copy. Con la rapidez del mundo digital, tienes solo unos segundos para captar la atención del usuario. ¿Tu mensaje inicial hace eso? ¿Es claro? ¿Llama la atención? 
  • Posición, tipografía y tamaño de los textos. Por ejemplo, ¿los precios deben ir debajo o al lado del producto? ¿Esa letra es legible en celular? ¿La descripción de mi promoción es clara? 

Mide tus resultados

Google Analytics y Google Optimize son herramientas de análisis web que serán tus grandes aliadas. Analytics te permite rastrear el movimiento de los usuarios dentro de tu página: flujo de comportamiento, características demográficas de tu audiencia, tasas de conversión, etc. Sus métricas y reportes te ayudarán a medir el comportamiento de ambos modelos. En esta opción, debes correr el experimento de manera separada. Un modelo a la vez. 

Por su lado, Optimize tiene más herramientas para analizar campañas A / B testing. Puede realizar varias campañas a la vez, así como medir diferentes variables al mismo tiempo. Incluso puede realizar test de páginas web separadas: manda un porcentaje de tráfico a una, y un porcentaje a la otra. 

Dale tiempo al A / B testing


Lleva a cabo tu prueba por entre tres a cuatro semanas. El tiempo nutrirá la cantidad de insights y usuarios analizados; en consecuencia, será más preciso el resultado. Menos tiempo es igual a mayor riesgo de sesgos.

Deja un comentario