Cómo elegir al socio ideal

“El talento gana juegos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”.

– Michael Jordan

Un socio es un compañero de aventuras. Elegir el correcto es ganar un aliado que estará contigo en las buenas y en las malas.

Hay que tener en cuenta que la vida en sociedad de una empresa conlleva muchas horas de convivencia entre los socios, por eso, tomarte el tiempo de encontrar a tu socio ideal es algo que debes hacer con total claridad de las características y habilidades que debe de tener.

Aliarte con un socio es una de las mejores decisiones para tu negocio, y al mismo tiempo, de las más difíciles.

Para tomar la mejor decisión, te dejamos seis consejos que te ayudarán a elegir a la persona correcta para tu negocio.

1. Distingue si realmente quieres un socio o solo un consultor

Cuando se tiene poco capital inicial para el negocio, un error común es hacer socio a las personas a las cuales no podemos costear. Al no poder pagar sus servicios, le ofrecemos una “rebanada del pastel” para subirlo a bordo. Por ejemplo, ofrecerle un porcentaje de la compañía, o un porcentaje de las ganancias una vez que se logren. 

A corto plazo, es una buena decisión porque obtienes la experiencia que necesitabas a pesar de la falta de dinero. Pero a largo plazo, se puede convertir en un tormento. Recuerda que un socio tendrá voz y voto en las decisiones más importantes de la empresa. Si esa persona resulta ser un mal match como socio, en vez de ayudar, te perjudicará. 

Con esto en mente, pregúntate si estás dispuesto a entablar una relación a largo plazo con esa persona, o si solamente la necesitas para aspectos muy concretos que pueden resolverse en una sola colaboración. Si es solo por un tiempo, es preferible ahorrar y contratarlo como consultor externo, a arriesgarte a un mal partnership.

2. Busca a una persona que te compense en habilidades

Piensa en el emprendimiento como un partido de fútbol, o cualquier otro deporte. Cada jugador tiene su papel. Cada uno tiene habilidades que lo hacen resaltar. ¿Tiene sentido buscar otro portero cuando tú ya lo eres? ¿O valdría más la pena buscar un defensa o un delantero? 

En vez de buscar a alguien igual a ti, busca un complemento. Uniendo tus habilidades y las de tu socio, cubrirán más frentes necesarios para emprender. 

Para identificar quién te complementa, primero debes analizarte. Te dejamos este ejercicio FODA personal para ayudarte en el proceso. 

3. Pero al mismo tiempo, que comparta tus valores

Tu socio debe ser diferente en habilidades y experiencias, pero debe ser igual en valores y objetivos. Las diferencias en habilidades representan oportunidad, crecimiento y complemento; en cambio, valores opuestos llevan a peleas y malentendidos.

Imagina que para ti la honestidad y la sinceridad son valores imprescindibles en tu negocio. Trabajar con alguien que antepone las ganancias sobre estos valores, alguien que prefiere el dinero a ser honesto con los clientes, solo traerá discusiones.

4. Elige a alguien a quien ya conozcas en el ámbito profesional

La gente tiene diferentes facetas. Las personas son profesionistas, hermanos, hijos, parejas, amigos… todo al mismo tiempo, y no necesariamente se es igual en todos los ámbitos. Por ejemplo, una persona puede ser un amigo espectacular, pero dejar mucho que desear como estudiante.

Es por eso que debes verificar cómo se desempeña tu socio potencial en el ámbito profesional. Si solo lo conoces como amigo o conocido, verifica cómo es en su faceta de profesionista. Revisa trabajos suyos, pregunta a compañeros de trabajo en común, o lo más recomendable: antes de tomar una decisión, hagan algún proyecto temporal como periodo de prueba. 

5. Analiza su nivel de compromiso y disponibilidad

Tu socio puede ser perfecto en habilidades, valores y experiencia, pero si no tiene las ganas y el tiempo para comprometerse con tu emprendimiento, simplemente no funcionará la relación. 

Si tú quieres dedicarte de lleno a tu empresa y él aún quiere mantener su trabajo de tiempo completo, ¿estarías dispuesto a tener más carga de trabajo? Si trabajas los fines de semana y él no puede o quiere dedicar esos días, ¿crees viable trabajar con esas diferencias? Si tú lo ves como una potencial forma de ganarse la vida, y él solo lo ve como hobbie, ¿crees que el compromiso será el mismo?

6. Busca a alguien con quien disfrutes estar en lo personal 

A diferencia de los trabajos cotidianos, un emprendedor no tiene horarios definidos. Hay incontable número de desvelos, desmañanadas, juntas fuera de horario laboral, vacaciones trabajando, fines de semana con aún más trabajo… 

Con esto en mente, considera que un socio es alguien con quien convivirás más tiempo que con cualquier otra persona. Es cierto que la meta no es que se convierta en tu mejor amigo, pero sí es necesario que sea una persona con la que puedas librar todas estas batallas de la mejor manera. 

Deja un comentario