Mezcales orgullosamente mexicanos

Se acerca el 15 de septiembre, una fecha que nos sirve para recordar lo mucho que México nos ofrece y lo honrados que nos hace sentir ser parte de este país. 

El mezcal es parte de esta cultura mexicana que nos enorgullece. La palabra proviene del náhuatl metl, que significa maguey, y calli, que se traduce como cocido. La palabra hace referencia al proceso de destilación que se necesita para crear esta bebida.

El mezcal es un brebaje legendario para el país. Por un lado, su tradición se remonta a tiempos de los pobladores de Xochitecatl-Cacaxtla (lo que ahora es Tlaxcala), quienes usaban el agave para bebidas religiosas. Por el otro, porque México es uno de los países más ricos en variedad endémica; contamos con aproximadamente 160 especies de agave alrededor de los estados. Por último, porque es una actividad económica que tan solo en 2018 generó una derrama de más de 3 mil millones de pesos.

Únete a la celebración de lo mexicano con estas 10 marcas de mezcales, 100 % nacionales, que estamos seguros que te encantarán

Mezcal Alipús 

Desde 1999, Alipús promueve a productores tradicionales de mezcal, de distintas regiones de Oaxaca, para mejorar el desarrollo de sus economías rurales. Hoy en día, colaboran con 9 productores locales. 

Para ellos, un mezcal es más que una simple bebida, es una puerta abierta al hogar de México y un regalo del alma de nuestra tierra. 

Contacto

Mezcal Los Danzantes

A mediados de los 90, en un viaje a Oaxaca, los fundadores de Los Danzantes descubrieron el mezcal y se enamoraron de esta bebida desde el primer sorbo. 

Hoy, más de veinte años después, crearon una marca de mezcales artesanales, donde en su proceso de producción siempre cuidan respetar la tierra, los tiempos de la planta y aprender de las personas que han elaborado mezcal durante generaciones. 

Contacto

Wahaka Mezcal 

«Tradición» es la palabra que define a Wahaka Mezcal. Esta marca es producida por la familia Morales, de la comunidad indígena zapoteca, quien durante cinco generaciones se han dedicado a la elaboración de mezcal. 

Su proceso de producción también se apega a lo tradicional. En lugar de maquinaria industrial, usan herramientas manuales como  hachas, horcas y hornos de leña.

Contacto: 

Santo Infierno 

Desde San Baltazar Guelavila, Oaxaca, el mezcal Santo Infierno se define como una mezcla de pureza, pecado, luz y oscuridad. 

Sus características y sabores encantarán a tu paladar: es destilado en alambique de cobre, tiene un tiempo de maduración de 7 años, 43 % de alcohol, y es hecho de maguey espadín. 

Contacto: 

Mezcal Cómplice

Este mezcal es un producto de alto nivel gracias a su producción 100 % de agave espadín, de 8 a 10 años de edad, con cocción lenta en horno de piedra, fermentado en madera de encino y destilado en alambique de cobre. 

Su calidad y sabor lo hicieron tres veces ganador en los SIP Awards, una competencia internacional de bebidas donde los consumidores juzgan las opciones con ojos vendados para mayor objetividad. 

Contacto: 

Siete Misterios

Estos emprendedores se dieron a la tarea de crear un mezcal que combinara el presente con la herencia y legado de esta bebida, y que representara fielmente las costumbres, la cultura y la pasión que tienen los mexicanos por sus productos.

Además de su gran sabor, amarás sus botellas inspiradas en las leyendas y el arte mexicano. 

Contacto

Casa Nayaá Mezcal

Premiados en competencias internacionales, esta productora originaria de Guerrero es la mayor destilería en México con 800 acres, donde cultivan diferentes tipos de agaves como Cupreata, Criollo, Weber y Espadín. 

También son la única destilería que ofrece un tour del Mezcal: un recorrido guiado de aproximadamente 2 horas a través de sus campos de agave, área de producción, envasado y sala de degustación.

Contacto: 

Montelobos

Iván Saldaña, fundador de esta marca, es doctor en bioquímica, experto en agaves y reconocido mundialmente por su conocimiento en destilados desde un nivel molecular. Su conocimiento, unido con la esencia de Oaxaca en cada botella, hacen de Montelobos un mezcal imprescindible. 

Para ellos, crear mezcal es más que un proceso de producción, es un ritual donde convergen tradición, sabiduría y los sabores de la tierra mexicana.

Contacto: 

400 conejos

Según la leyenda náhuatl, Mayahuel, deidad del maguey, tuvo 400 hijos conejos. Al beber el mezcal, uno de sus conejos se apoderaba del cuerpo y controlaba el comportamiento de la persona. Por eso, se creía que solo los sacerdotes podían beber este elíxir para comunicarse con los 400 Conejos de Mayahuel. 

El origen del nombre de este mezcal es un reflejo del viaje místico que te ofrece. Pasando por su nombre inspirado en leyendas mexicanas, por sus botellas con diseños artesanales y terminando por su delicado sabor y su sutil aroma con elegantes notas ahumadas.

Contacto: 

Ojo de Tigre

Producido con maguey Espadín de Oaxaca, y con maguey Tobalá de Puebla, esta marca mexicana te ofrece un mezcal 100 % natural. 

Ojo de Tigre sigue los procesos ancestrales del mezcal. Selecciona magueyes sustentables que después son cocidos en hornos de piedra a cielo abierto. La fermentación se hace de forma natural, sin añadir levaduras, en tinas de encino para finalmente ser destilado dos veces en alambiques de cobre.

Contacto: 

Deja un comentario