Tips para elegir el nombre de tu empresa

El nombre de tu producto, servicio o proyecto es el primer acercamiento que tendrás con la gente. Y como toda primera impresión, puede ser la diferencia entre llamar la atención de los demás o pasar desapercibido. 

Un buen nombre te ayuda a sobresalir, impactar, dejar huella en la memoria de los clientes y, lo más importante, a reflejar que es un proyecto serio, con experiencia y de calidad.

Para lograr esto, te dejamos tips que te ayudarán a elegir el nombre ideal:

Analiza las formas que puede tomar un nombre

Los millones de nombres de compañías o marcas se pueden clasificar en siete formatos generales. Analizar cada uno de ellos te dará claridad sobre cómo se forma un nombre y te inspirará para idear el propio. 

  1. Epónimos. Se refiere a usar el nombre de una persona para nombrar a, en este caso, una empresa o marca. Habitualmente, es una forma de homenaje. Ejemplo: The Walt Disney Company, en honor a su fundador Walt Disney. 
  2. Descriptivos. Se refiere a las marcas que reseñan su esencia u objetivo en el nombre. Con solo leer su nombre, sabes qué vende la compañía. Por ejemplo: American Airlines. 
  3. Nombres compuestos. Es la unión de dos o más palabras para generar una sola con mayor impacto. Generalmente, las palabras son descriptivas. Por ejemplo: Facebook. 
  4. Acrónimos. El acrónimo es una sigla que se pronuncia como una palabra. En el caso de las marcas, son versiones cortas de nombres descriptivos. Por ejemplo: KFC, es el acrónimo de Kentucky Fried Chicken. 
  5. Inventados. Nombres que se crean al añadir o quitar letras de palabras reales. Por ejemplo: Kleenex. 
  6. Abstractos. Similar a los nombres inventados. En este caso, se crean uniendo sonidos con fonética fuerte para atraer la atención. Por ejemplo: Kodak o Reflex. 
  7. Asociativos. Son los que utilizan palabras que reflejan los valores o la promesa de venta de la marca. Por ejemplo: Red Bull significa “toros rojos”. Es una asociación entre un animal poderoso y energético, con un producto que te promete mayor energía al tomarlo. 

Respeta la esencia de tu marca

Cada nombre tiene una personalidad. Tomemos el ejemplo de la agencia de publicidad “Habanero Creative Crew” y el del despacho de abogados “Chadbourne & Parke, SC”. ¿Te imaginas si intercambiaran nombres? No tendrían sentido. Porque los nombres dejarían de respetar la esencia creativa de una agencia de publicidad, y la corporativa de un despacho de derecho. 

Lo mismo debes preguntarte con tu nombre. Debes entender la personalidad de tu marca y tu industria para que la reflejes con las palabras. 

Apuesta por lo simple y entendible 

Busca un nombre fácil de escuchar, leer y pronunciar. Si es demasiado complejo, tendrás problemas al presentarlo. La gente no entenderá lo que dices, no sabrá cómo escribirlo o lo escribirá mal. 

Si el nombre no se entiende a la primera, pierdes la oportunidad de que visiten tu página o busquen más información sobre ti. Al escribirlo mal, no lo encontrarán en su búsqueda y probablemente desistirán. 

Pide a tus amigos que digan el nombre en voz alta

Este es un ejercicio que te ayudará de dos maneras. Por un lado, te ayudará a detectar cuestiones que tú no percibiste. Al repetir tanto el nombre en tu mente, es fácil caer en el error de asumir. Asumir que se entiende el significado, que todos saben pronunciarlo, que suena bien… Preguntarle a otras personas te dará una visión más objetiva. 

Por el otro lado, escuchar un pensamiento en voz alta se percibe de manera distinta a solo escucharlo en nuestra mente. Escucharlo en voz alta y en otras personas te ayudará a visualizar cómo se percibirá si eliges esa opción. 

Escribe todas las opciones que se vengan a tu mente

Anota cualquier idea que se te ocurra. No importa si dudas sobre ella o si crees que es mala. Todas las opciones te ayudan porque  descartartas qué no quieres y entiendes por dónde sí quieres. 

Una herramienta que te ayudará en el brainstorming es bustaname.com. Crea una lista de palabras relacionadas con tu emprendimiento o palabras clave que te gustaría incluir en tu nombre. Esta herramienta junta esas palabras y te forma opciones de acomodo. 

Recuerda que el nombre perfecto para tu emprendimiento llegará después de varios intentos (muchos más de los que te imaginas). ¡No te desesperes! Raya y descarta ideas cuantas veces lo necesites. 

Verifica que no haya alguien con el mismo nombre

Pareciera un paso obvio, pero al enamorarse tanto de una opción, es fácil caer en el error de no revisarlo. Te gusta tanto el nombre que lo único en lo que piensas es en implementarlo inmediatamente. 

Si tienes una opción ganadora, busca en internet si existen más empresas con ese nombre y si el dominio web está disponible. 

Deja un comentario