Cómo encontrar al mejor personal para tu empresa

En los inicios de tu emprendimiento, tu tiempo y esfuerzo son suficientes para sacar adelante el trabajo porque apenas es el comienzo. Sin embargo, a medida que tu negocio crezca, que los pedidos aumenten, que las ventas suban, te será imposible seguir el ritmo. Es imposible partirte en 20 pedazos para cubrir todas las tareas. No podrás agregar más horas a tu día. Y más allá de la logística, no eres experto en todo como para dirigir cada área sin ayuda. Es ahí donde puedes considerar contratar a una persona más. 

Si ya estás a este nivel de expansión, te dejamos algunas recomendaciones para contratar al personal adecuado. Atraer buenos talentos puede ayudarte a aumentar las ventas y a expandir tu empresa.

1. Redacta una oferta de trabajo cercana y humana

Normalmente, las descripciones de trabajo se limitan a dar el cargo, una pequeña descripción de las actividades a realizar y el salario ofrecido. 

Como emprendedor, debes de ir más allá. En lugar de una simple descripción del puesto, habla de tu empresa. Habla de tu producto o servicio, de cómo aportan algo a la sociedad, del ambiente laboral, de lo que los motiva, de lo que los caracteriza como equipo. 

Asimismo, en lugar de solo enlistar responsabilidades, habla de los desafíos y proyectos de los que puede ser parte. Emociona al que lea tu oferta. Rétalo. Motívalo. Inspíralo. A tal grado que piense en cómo le gustaría contribuir con tan solo leer los proyectos en los que trabaja tu empresa. 

2. Enfatiza lo que tu empresa ofrece

Relacionado al punto anterior, las ofertas de trabajo deben ser redactadas para entusiasmar al candidato. Con esto en mente, detalla los puntos fuertes de tu empresa por los que deberían considerarte. 

Si tu empresa va iniciando, puede que aún no puedes competir contra la reputación de trasnacionales posicionadas. Sin embargo, sí puedes competir en otros aspectos. Una PyME, por ejemplo, puede ofrecer horarios flexibles, ser parte de una causa social, un ambiente familiar y relajado, convivir sin reglas de vestimenta, etc. Piensa qué te hace diferente como emprendedor.

3. Sé claro en la oferta de trabajo

La mayoría de las descripciones de trabajo se limitan a dar el cargo y una breve descripción. Muchas no especifican las tareas, e incluso ocultan el sueldo ofrecido y otros detalles.  

Es cierto que las descripciones generales traen más postulantes a tu puesto porque la gente puede adaptar su perfil a las pocas especificaciones que diste; sin embargo, no serán los postulantes correctos para ti. Tendrás mucha cantidad de ofertas, pero poca calidad

Al dar los detalles -porque inevitablemente los darás en algún momento-, los postulantes se irán o tú mismo los descatarás porque no corresponden a lo que buscabas exactamente. El resultado: un proceso de selección largo y poco efectivo.

Para evitar esto, redacta una descripción detallada del puesto que ofertas. Agrega el cargo, la descripción general, las responsabilidades específicas, el horario laboral, la zona a trabajar, el salario ofrecido, prestaciones, números y correo de contacto.

4. Acércate a los talentos

Como mencionamos anteriormente, si tu empresa va iniciando, puede que aún no tengas una reputación como otras. En consecuencia, los talentos allá afuera puede que no se enteren de tu propuesta de trabajo. 

Sé proactivo en tu búsqueda. En vez de esperar a que los candidatos vengan a ti, tú ve a ellos. Sitios web como Craiglist, OCC Mundial o Ziprecruiter sirven para postear ofertas de trabajo. También puedes usar grupos online en Facebook o LinkedIn relacionados con tu industria. 

Si quieres saber cómo usar los grupos de LinkedIn, checa nuestro post al respecto. 

Asimismo, usa eventos cara a cara para conocer a candidatos o a personas que puedan conocer a alguien: ferias de trabajo en universidades, reuniones de networking, conferencias, reuniones de la industria, etc.  

5. Haz entrevistas personalizadas

¿Por qué estás buscando trabajo?, ¿Por qué dejaste tu empleo anterior? ¿Cuál es tu mayor defecto? Son de las preguntas más comunes en una entrevista de trabajo. 

No son malas opciones; sin embargo, evita quedarte con este formato general. Personaliza tus preguntas. Cada una debe estar estructurada para probar a la gente en las aptitudes que necesitan para tener éxito en puesto que solicitas. 

Por ejemplo, si el puesto está relacionado con el trato al cliente, en vez de hacer las preguntas “de cajón”, céntralas en su personalidad, en su manejo de crisis, en sus habilidades socioemocionales, en cómo resolvería un caso hipotético, etc.

6. Involucra a tu equipo en la decisión

Una vez que hayas decidido tus candidatos finales, pide la opinión de tu socio o del jefe directo con el que trabajará el nuevo talento. Te ayudará por dos razones: Por un lado, evita sesgos individuales. Por el otro, mejora el proceso de adaptación de todos. Al sentirse involucrados, se sentirá como una decisión colectiva en vez de una imposición.

Deja un comentario