Consejos para fotografía de producto

El dicho “Una imagen vale más que mil palabras” es especialmente cierto en el ámbito del emprendimiento. En la comunicación, el 55 % de un mensaje depende de la apariencia, y tan solo el 7 %, del mensaje como tal. Además, aproximadamente, el 75% de la información que recibimos entra por la vista

Con esto mente, es necesario cuidar la imagen de tus productos o servicios; en especial si tus ventas se generan a distancia, mediante una página web o redes sociales. Una buena fotografía puede ser determinante en atraer la atención de los clientes y generar compras.

¿Cómo lograr una buena foto de los productos? Hoy te platicamos más sobre el tema. 

Qué es la fotografía de producto

Es la rama de la fotografía que se enfoca en presentar, de manera estratégica y estética, un objeto determinado. En el caso del emprendimiento, el catálogo de productos o servicios de una marca. 

El objetivo es presentar de manera visual la esencia del producto unido a la esencia de la marca; es decir, una imagen que muestre las características y cualidades de lo que se vende y que al mismo tiempo refleje los valores y mood de la marca. 

Una buena fotografía de producto logra: 

  • Despertar el interés de los usuarios para saber más del producto. 
  • Describir el producto de una manera más precisa que otro tipo de comunicación (escrita u oral) no lograría. 
  • Diferenciar al producto de la competencia al destacar sus cualidades únicas. 

Trucos para tomar buenas fotografías de producto

1. Varía los ángulos de tu producto 

Ponte en el lugar del usuario que entra por primera vez a tu página o red social. No conoce tu producto; no sabe sus detalles, su diseño ni sus materiales. La fotografía es la oportunidad de mostrarlo como si se los enseñaras de manera presencial. Con esto en mente, muestra todas las facetas de tu producto. 

Algunos ángulos que te pueden ayudar: 

  • Desde arriba: La cámara se coloca sobre el objeto y perfectamente centrada. 

  • Desde arriba con perspectiva: Similar al anterior, con la diferencia de que se colocan elementos de fondo para crear una composición dinámica; es decir, hacer que el espectador escanee la imagen desde el primer plano hasta el fondo.

  • Diagonal: La cámara se coloca de forma que el objeto comience en una esquina y termine en la esquina opuesta.

  • Close up y macro: Se trata de mostrar más detalles del producto. En el close up, se acerca la cámara al objeto para captar cuestiones invisibles si se perciben de lejos; en el macro, el acercamiento es aún mayor y se usa para mostrar detalles invisibles a simple vista.  

Close Up

2. El fondo lo es todo

Un fondo neutro es una buena opción para los principiantes en fotografía de producto. Te dará más control de la composición visual y la iluminación, y te ayudará a destacar el producto. 

De acuerdo con Canva, un fondo blanco te ayudará para catálogos, sitios web o publicidad impresa porque facilita la edición: al estar en fondo blanco, los objetos resaltan y, en consecuencia, son fáciles de recortar o editar. 

Una vez que domines los fondos neutros, experimenta con los colores. Los colores tienen una gran capacidad de provocar o fortalecer sentimientos. Por ejemplo, si tu marca le apuesta a la sobriedad y elegancia, el color negro te ayudará a evocar esas cualidades. O el color azul produce una emoción de confianza y fidelidad. 

Para elegir qué color usar, antes determina la esencia de tu producto y el ambiente que quieras generar. 

3. Juega con la combinación de colores 

Para lograr combinaciones diferentes y al mismo tiempo armoniosas visualmente, ayúdate con el círculo cromático. Algunas mezclas con las que puedes jugar: 

  • Análogo. Este enfoque utiliza colores uno al lado del otro. Por ejemplo: el naranja está al lado del rojo. El uso de colores similares crea una sensación de comodidad y naturaleza, de acuerdo con Expert Photography
  • Complementario. En esta técnica, eliges colores opuestos entre sí. Por ejemplo: el rojo está opuesto al verde en el círculo cromático. Esto crea una composición con mucho contraste, dramática y dinámica. 

Para elegir los colores, toma en cuenta la esencia de tu emprendimiento. Por ejemplo, si tienes una marca divertida, juvenil, los colores complementarios serán los ideales para ti por las emociones que evoca.  

4. Crea una guía de estilo fotográfico 

En especial en redes sociales como Instagram, es importante que todas las fotografías se sientan como parte de un mismo proyecto. Es decir, variar la composición de cada una, pero sin que se vean ajenas las unas a las otras. 

La guía de estilo fotográfico te ayudará a mantener el orden y recordarte cuáles son los elementos esenciales de tu catálogo.  De acuerdo con Javier Sancho Boils, tiene que incluir al menos tres datos: Formato de la imagen (Por ejemplo, horizontal, vertical o cuadrado); tipo de fondo (neutro, a color, lugares, etc.);  posición del producto y características de la sombra (por ejemplo, sombra suave y ligeramente a la izquierda). 

Deja un comentario