Tecnoestrés: qué es y cómo prevenirlo

Hagamos un recuento de un día cualquiera en tu vida: 

Por la mañana, te despiertas y das una revisada rápida a redes sociales antes de pararte de la cama. De camino al trabajo, incluso antes de tu hora de entrada, ya estás recibiendo mails de tus clientes y mensajes en WhatsApp de tus jefes. A la hora de la comida, tienes una mano ocupada en tu platillo, y la otra, en tus notificaciones en Facebook y tus mensajes directos en Instagram. Por la noche, revisas los 385 mensajes acumulados (o incluso más) en tus grupos de amigos de WhatsApp. 

La realidad es esa: estamos rodeados por la tecnología. Por un lado es una ventaja que nos ha facilitado un sinfín de tareas; pero por el otro, representa un reto para nuestra salud mental. 

Con información del podcast Entiende tu Mente, hoy te hablamos sobre cómo la tecnología puede convertirse en un catalizador de estrés y qué podemos hacer al respecto. 

Qué es el tecnoestrés 

El término se originó en 1997 cuando la psicóloga Michelle Weil y el educador Larry Rosen estudiaron cómo el uso continuo de la tecnología puede tener efectos psicológicos sobre el usuario. 

De acuerdo con Juana Patlán de la Facultad de Psicología de la UNAM, el tecnoestrés es un “estado psicológico negativo y una respuesta adaptativa ocasionada por el uso excesivo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y por la falta de habilidad para manejar o trabajar con ellas de manera saludable” 

En pocas palabras, es cuando la tecnología pasa de ser una aliada a convertirse en la fuente o detonante de estrés, ansiedad o demás sensaciones negativas para la mente o el cuerpo. 

Tecnoestrés: al alcance de todos

De acuerdo con Patlán, el trastorno se puede presentar en todas las personas que por su trabajo o actividades cotidianas están en contacto continuo con tecnologías de la información. 

Por tanto, prácticamente cualquiera está en riesgo de presentar tecnoestrés debido al contexto digital en el que vivimos. 

 Veamos las cifras de México: 

  • El 67 % de la población tienen acceso a internet, es decir, 75.8 millones de internautas estimados, de acuerdo con un estudio de conectividad de IAB México, Televisa Digital y Kantar. 
  • México gasta cuatro horas diarias en promedio navegando en redes sociales, de acuerdo con Leobardo Hernández Audelo, maestro en Ciencias Computacionales por la UNAM. Es decir, 28 horas semanales frente a una plataforma digital. Una cifra bastante significativa si se compara con las horas que dedicamos a necesidades básicas como bañarse o comer. 
  • El 88.7 por ciento de las empresas usan computadoras, y el 84.6 tienen internet, de acuerdo con datos del INEGI. 

Cómo identificar si tenemos tecnoestrés

¿Te ha pasado que ves los mensajes no leídos de WhatsApp, ves cómo se van acumulando y sientes la necesidad de leerlos para no perderte de la plática? Algo que parece normal, en realidad 

De acuerdo con los conductores de Entiende tu Mente -Molo Cebrián, podcaster y estudiante de psicología; Luis Muiño, psicólogo y uno de los divulgadores de esta temática más conocidos en España; Mónica González, coach y profesora universitaria; y Rober Mengual, psicólogo clínico-, estas son algunas señales: 

  • Sensación de estar rodeados y sin salida por la tecnología. 
  • Ante la cantidad descomunal de información en el mundo digital, sensación de saturación o tensión por no tener tiempo de procesarla. 
  • Falta de concentración por ser constantemente interrumpido por nuevas notificaciones. 
  • Agotamiento físico y mental.
  • Pérdida de la capacidad de análisis porque el cerebro no está capacitado para ser multi tareas; necesita ir paso a paso en vez de estar en varias tareas a la vez. 
  • Ante el mínimo desapego, sensación de FOMO (del inglés Fear of Missing Out, cuya traducción es miedo de perderse el momento, miedo de no estar en las cosas o quedar de lado). 

Incluso puede haber síntomas físicos como dolores musculares, dolores en los dedos o brazos por el constante uso del celular o computadora o fatiga. 

Cómo reducir el tecnoestrés

Las tecnologías no son malas. No es necesario desaparecerlas de tu vida, en especial cuando son tan necesarias en el ámbito laboral. Lo único que se necesita es tener mayor control sobre ellas. 

Algunos tips que te pueden ayudar: 

  • Concentra el uso de tecnologías en determinados momentos de tu día. Por ejemplo, solo revisar redes sociales a ciertas horas. Además de ayudarte contra el tecnoesrés, te hará más eficiente.
  • Fija tu atención a ciertas áreas de conocimiento. No pretendas estar atento a todo y ser experto en todo. Mejor concéntrate en las áreas que te interesan como persona y como emprendedor.  
  • Establece controles sobre su uso. Por ejemplo: Desconectarse de internet una hora antes de dormir.
  • Habla con las personas sobre tus límites. No tengas miedo de decir: “Solo miro el mail durante mi tiempo de trabajo”, o “No entro a Instagram los lunes”.

Deja un comentario