Cómo combatir el bloqueo creativo

En un momento tienes ideas increíbles, divertidas y ocurrentes, y de la nada, los engranajes de tu cerebro dejan de funcionar. De un momento para otro, a pesar de que necesitas más ideas, repites propuestas pasadas, las nuevas ideas no te agradan o de plano tu mente queda en blanco. 

La creatividad suele ser escurridiza. En especial cuando como emprendedor te enfrentas a deadlines, pendientes y estrés diario. 

¡No hay que preocuparse! Estos consejos te ayudarán a combatir el bloqueo creativo

Pasa a otra actividad

¿Te ha pasado que entre más quieres acordarte de una palabra, más se te olvida aunque la tengas justo en la punta de la lengua? ¿Que justo cuando dejas de pensar en ella es cuando te llega de repente? 

Algo similar pasa con la creatividad. Al concentrarte tanto en que necesitas una idea original ASAP, presionas a tu cerebro, se estresa y paradójicamente, entre más la necesitas, más la alejas. 

Por eso, en cuanto sientas presión, tómate cinco minutos: estírate, haz ejercicios de respiración, camina sobre tu oficina, baja a la tienda por un snack saludable, ve por un vaso de agua. Lo que sea para distraer a tu cerebro. 

Si los cinco minutos fueron insuficientes, pasa a otro pendiente que tengas. Sigue con tu lista de tareas; haz las demás actividades de tu día. Te aseguramos que, como con las palabras, la idea llegará en cualquier momento.

Anota todas las ideas que se vengan a tu mente

Las ideas pueden venir en cualquier momento y derivado de cualquier elemento. En un semáforo en rojo durante tu trayecto a casa, mientras comes, mientras escuchas una canción, en una reunión con amigos, cuando recién despiertas… 

Siempre carga con una libreta o ten lista una nota en tu celular para anotar todas las ideas que se te ocurran. Te recomendamos Google Keep, una aplicación disponible para Android, iOS, Chrome App y Web que te permite crear notas con distintos formatos: desde notas simples, hasta listas de verificación, notas con fotos de tu galería o directamente desde la cámara, notas de voz, recordatorios con fecha o lugar, etiquetas de colores para clasificarlas, etc. 

Busca inspiración 

Revisa lo que hacen otras marcas o empresas para encender tus propias ideas. 

Las propuestas ajenas te ayudan a identificar qué ideas te agradan, por dónde te gustaría ir a ti o qué propuestas definitivamente no te gustan. 

Estas preguntas te ayudarán a sacar ideas propias a partir de propuesta de otros: 

  • ¿Has hecho algo similar? 
  • ¿Qué es exactamente lo que te agrada de esta propuesta? ¿Es la idea, el formato, el medio donde se comunicó…? 
  • ¿Harías algo diferente? 
  • ¿Notas la esencia de la marca en esa idea? ¿Cómo cambiaría si se tratara de tu esencia? 

Además de darte inspiración, le servirá como descanso a tu mente ya que pasa de estado activo a modo pasivo, de observación. 

Comienza sin importar qué

Un catalizador del bloqueo creativo es el miedo. Miedo a que las ideas no sean tan buenas, a que nunca se nos ocurra algo. Miedo a fallar. 

Lo mejor es iniciar incluso con ese miedo. Iniciar incluso equivocandonos. Aun si inicias con una idea «errónea» o que aún no es la definitiva, sigue trabajando, pensando, formándola en tu mente. 

Como dijo Salvador Dalí, artista surrealista: «Los errores son casi siempre de naturaleza sagrada. Nunca traten de corregirlos. Por el contrario: racionalícenlos, entiéndalos completamente. Después de eso, les será posible sublimarlos»

Agrega un elemento divertido a tu zona de trabajo

Recuerda que los lugares también influyen en la mente. Por tanto, si tu lugar de trabajo es «cuadrado», serio, poco motivador, difícilmente encontrarás la inspiración necesaria para una idea creativa.

En su lugar, crea un ambiente que atraiga la creatividad. Agrega colores en tu escritorio, crea una playlist que te ponga de buenas, hazlo pet friendly si está en tus posibilidades. Cualquier cambio que te haga sentir relajado. 

Haz lluvia de ideas con otra persona

Además de tus ideas, también platica del proyecto en general. 

Explicarle a otra persona te hará ver qué tanto entiendes tu proyecto, te hará encontrar áreas que no tienes tan claras aún y te ayudará a encontrar mensajes claros y fáciles para comunicar tu proyecto. 

Además de esos beneficios, recuerda que dos cabezas piensan mejor que una. Juntarte con alguien para «pelotear» ideas te dará más perspectiva, más propuestas y más debate.

Deja un comentario