La diferencia entre innovación continua e innovación disruptiva

La innovación es uno de los temas más presentes entre el mundo empresarial. Ha sido el foco de cursos empresariales, Ted Talks, libros e incluso de materias universitarias. Y es que gracias a la innovación el emprendedor encuentra nuevas y más óptimas soluciones a sus problemas. 

Como todo proceso, tiene distintos caminos para llevarlo a cabo. La innovación puede tomar distintos enfoques, fuentes de creatividad, logísticas… Hoy te explicamos más sobre qué es la innovación y cuál es la diferencia entre sus dos ramificaciones más populares: la innovación progresiva y la disruptiva. 

Cómo saber si es innovación

De acuerdo con Michelle Greenwald, consultora de CMO Network y colaboradora de Forbes, estos son los criterios que identifcan a una idea innovadora: 

  • Si los nuevos productos o servicios tienen diferencias significativas a las ofertas actuales. 
  • Si se cubren necesidades insatisfechas de los consumidores. Es decir, si ofrecen nuevas formas de lograr objetivos, si hacen que la vida o el trabajo sean más fáciles, mejores, más satisfactorios o más productivos.
  • Si la idea permite que las marcas compitan en nuevos mercados o segmentos. 
  • Si deleita, atrae o captura la lealtad de los consumidores. 

Qué es la innovación progresiva

También conocida como innovación incremental, este enfoque se centra en que los productos o servicios ya existentes sean más competitivos mediante la reducción de costos y mediante la mejora o adición de características

Se trata de un enfoque con bajo nivel de riesgo e incertidumbre ya que respeta la esencia del producto o servicio original. 

Tomemos el ejemplo de Instagram. En los últimos años, sacó al mercado nuevas configuraciones para el usuarios: Instagram Stories, nuevos filtros para las fotos y para las Stories, la posibilidad de seguir hashtags, la posibilidad de silenciar usuarios, etc. En todos estos casos, la esencia de Instagram prevalece; los cambios son mínimos. 

Eso sí. Recuerda que “mínimo” no es sinónimo de “irrelevante”. La innovación progresiva tiene su mérito ya que son cambios significativos; “pequeños” si los pones en perspectiva, pero grandes si entendemos el impacto que tienen en la experiencia de usuario y, en consecuencia, en la lealtad de los consumidores a tu marca. 

Qué es la innovación disruptiva

De acuerdo con Harvard Business Review, la innovación incremental se basa en qué quieren los consumidores que ya existen y cuáles son las necesidades que tienen conscientes. En cambio, la disruptiva se basa en qué consumidores hay allá afuera que aún no se descubren y qué necesidades tienen que ni ellos mismos saben que poseen. 

Ejemplo: si en la época de las carrozas le hubieras preguntado a los consumidores qué querían para mejorar su transportación, seguramente hubieran respondido que caballos más limpios o más caballos para aumentar la velocidad. Nadie hubiera respondido que le gustaria un carro porque ni siquiera sabían que fuera posible un transporte así. Esa es la innovación disruptiva: crear soluciones nuevas, nunca antes vistas; entender necesidades que nunca se han tratado. 

¿Son diferentes?

Tomemos el ejemplo de Netflix y Blockbuster. Innovación progresiva sería que Blockbuster hubiera reducido costos, facilitado su prestación de servicios, incrementado su catálogo de productos, etc. En cambio, innovación disruptiva fue la invención de Netflix. El consumidor no le pedía un catálogo en línea y bajo mensualidad a Blockbuster porque no sabía que podía ser un servicio. Hasta que nació Netflix se hizo consciente de que tenía esa necesidad. 

Si bien parten de diferentes premisas, ambas perspectivas se complementan. De acuerdo con la investigación How incremental innovation becomes disruptive: the case of technology convergence, la innovación incremental puede dar lugar a innovaciones disruptivas. Es gracias a los pequeños cambios que se generan nuevas ideas. 

Por ejemplo, las bicicletas de montaña. Esta industria que hoy vale millones de dólares,  viene de innovaciones incrementales de los propios usuarios. Nació de usuarios jóvenes, particularmente de un grupo del norte de California, que estaban frustrados con las bicicletas de carreras tradicionales, con manubrios grandes y muy pesadas. Ante esto, ellos mismos tomaron las bicicletas, les ensamblaron frenos de motocicletas, y mezclaron y revolvieron varios ingredientes. 

Estos “pequeños” cambios llevaron eventualmente a desarrollar una industria totalmente nueva que vale 58 mil millones de dólares.

Por tanto, ninguna es mejor que la otra; tanto la innovación progresiva como la disruptiva son útiles para tu negocio.

Deja un comentario