Cómo lograr que mi empresa tenga igualdad de género

La cosa es simple: si las mujeres avanzan, todos avanzamos. De acuerdo con McKinsey & Company,  el avance de la equidad de género puede sumar hasta 12 billones de dólares al crecimiento mundial. Por su parte, Forbes estudió que el 20% de las empresas con mejores resultados financieros son las que tienen más mujeres en puestos de liderazgo. 

Aunque la importancia de la equidad de género es clara, aún hay obstáculos para lograrla. Aún hay políticas empresariales, oficiales y extraoficiales, que dificultan a las mujeres conseguir su completo crecimiento. Todavía hay un piso disparejo entre hombres y mujeres. 

Para lograr la equidad de género en tu empresa, te dejamos cinco acciones concretas que puedes implementar y que te servirán como punto de arranque.

Hacer una análisis interno sobre la diversidad actual

Los datos son el punto de partida de cualquier estrategia. En este caso, es necesario un mapeo de los recursos humanos de tu empresa para conocer cómo está distribuido; si existen casos de brecha salarial, subrepresentación o brecha de oportunidades. 

En todo el mundo, las mujeres ganan menos que los hombres. En la mayoría de los países, las mujeres en promedio ganan sólo entre el 60 y el 75 por ciento del salario de los hombres

ONU México
  • ¿Cuál es el porcentaje total de mujeres?
  • ¿Cuál es el porcentaje de mujeres en puestos de liderazgo? Es decir, ¿Cuántas gerentes, subdirectoras, directoras hay en tu empresa? 
  • ¿Cuál es el tiempo promedio en que consiguen un aumento de sueldo o un ascenso? 
  • ¿Hay diferencia salarial entre una mujer y sus contrapartes hombres? Es decir, si tienen el mismo puesto y nivel de responsabilidad, ¿ganan lo mismo? 

Contar con salas de lactancia

La reinserción laboral después de la llegada de un hijo es más difícil para las mujeres. Ellas enfrentan los cambios físicos y hormonales que implican el embarazo y necesitan estar más tiempo al lado del recién nacido debido al periodo de lactancia. 

Estos obstáculos hacen que en México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2017, de las 779.594 personas que abandonaron su empleo, 386.612 fueran mujeres, y fuera por motivos de matrimonio, embarazo o responsabilidades familiares.

Para facilitar la reinserción laboral, incorpora salas de lactancia en tu empresa. Son espacios privados, dignos e higiénicos donde las madres pueden amamantar o extraer su leche y conservarla para después. Espacios con los cuales pueden converger su vida laboral y su vida como mamá. 

Aquí puedes consultar qué elementos debe incluir una sala de lactancia. 

Contar con espacios para infantes

Relacionado al punto anterior: las mujeres son las que más se ven obligadas a renunciar o poner en pausa su vida laboral tras la llegada de los hijos. 

Las áreas Kid´s Zone logran que puedan traer a sus hijas o hijos al trabajo cuando lo consideren necesario. Por un lado, es un beneficio para los colaboradores porque facilita su equilibrio vida-trabajo; por el otro, es un beneficio para las empresas porque es una medida que previene el ausentismo laboral y permite conservar al personal con mayor potencial.

Esquemas flexibles de trabajo para las madres

El reto para las mujeres no acaba en los primeros años de vida de sus hijos; sigue presente durante más tiempo. En especial, porque en México las mujeres dedican entre 1 y 3 horas más que los hombres a las labores domésticas, y entre 2 a 10 veces más de tiempo diario a la prestación de cuidados a sus hijos, según datos de ONU Mujeres. 

Para evitar que les represente un obstáculo para su vida laboral, implementen medidas de trabajo flexibles. Por ejemplo, que puedan elegir sus horas de entrada y salida, que tengan modalidad home office, que puedan extender su licencia de maternidad sin goce de sueldo, o una extensión con goce de sueldo pero con modalidad home office. 

Desarrollar un protocolo contra la violencia de género

Las empresas tienen la responsabilidad de atender y darle un debido proceso a la víctimas de violencia física, sexual o emocional en el trabajo. Por tanto, deben tener un protocolo institucional que garantice un proceso transparente y que vele por la integridad de las partes involucradas. 

En otras palabras, un protocolo que indique qué se debe hacer en casos de violencia de género: a quién se debe acudir en la empresa, cómo y quién le notifica al denunciado, qué tipo de investigación se debe realizar, cómo se toma la decisión, cómo se comunica el dictamen, etc. 

Si quieres más información, el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir es experto en temas de equidad de género y feminismo. 

Deja un comentario