5 beneficios de una oficina pet friendly

El panorama de las oficinas ha cambiado. Lo que antes se veía como un simple espacio para realizar el trabajo, ahora se ve como un ambiente que debe propiciar la convivencia, la  comunicación, la creatividad y lo más importante: la comodidad de sus colaboradores. 

Las oficinas ahora buscan ser un lugar en el que se disfrute estar. Para lograrlo, cada vez son más las empresas que permiten a los empleados llevar a su mascota al trabajo gracias a sus beneficios a la ánimo y salud de las personas. 

Para que te convenzas de llevar esta iniciativa a tu emprendimiento, te dejamos cinco beneficios de las oficinas pet friendly:

Perritos en adopción en Adoptist

Es bueno para la salud de los trabajadores

Los perros son buenos para el corazón, metafórica y literalmente. De acuerdo con la Universidad de Harvard, tener una mascota, especialmente un perro, disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. 

Estudios han demostrado que los dueños de perros tienen la presión arterial más baja que los que no tienen perros; probablemente porque sus mascotas tienen un efecto calmante sobre ellos y porque los dueños de perros tienden a hacer más ejercicio. Además, porque la presión arterial baja cuando una persona acaricia a un perro.

Si bien el solo hecho de tener un perro no salva de las enfermedades cardiovasculares —porque hay muchos más factores en juego—,  sí significa que las mascotas pueden ayudar a reducir el riesgo.

Combate el estrés laboral

Las oficinas son estresantes por naturaleza. Entre deadlines, mensajes, correos sin contestar y mil y pendientes acumulados… los trabajadores suelen estar con la tensión a todo lo que da. 

Los animales de compañía son una poderosa herramienta para combatir esta situación. Para probarlo, una investigación de la Universidad de Washington dividió a 249 universitarios en cuatro grupos de manera aleatoria. El primer grupo interactuó, acarició y jugó con gatos y perros durante 10 minutos. El segundo observó a las personas que acariciaban a los animales mientras esperaban su turno. El tercero observó diapositivas de los animales. El cuarto grupo no tuvo ningún tipo de contacto. 

Al comparar a todos los participantes, los estudiantes que interactuaron con los gatos y perros redujeron significativamente sus niveles de cortisol, una hormona desencadenante del estrés. 

Aumenta la comunicación y el compañerismo 

“¿Cómo se llama tu perrito?”, “El mío es idéntico”, “Yo tenía uno de la misma raza cuando era niño”… Las mascotas son un tema de interés muy común entre las personas, por lo que son un gran vehículo para la interacción social.

Más interacción entre los trabajadores ayuda a crear un ambiente de compañerismo y de comunicación. En consecuencia, los trabajos en equipo fluyen con mayor facilidad, disminuyen los problemas interpersonales e incluso se pueden crear grandes amistades. 

Atrae y retiene talento 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 7 de cada 10 hogares en México cuentan con una mascota. Además, es el país con el mayor número de perros en toda América Latina.

Estas cifras demuestran que para los mexicanos, las mascotas son más que un animal de compañía; son una parte esencial en su vida, y en consecuencia, un factor que puede determinar sus decisiones, entre ellas, qué trabajo elegir. 

Una oficina pet friendly es un beneficio que definitivamente tomarán en cuenta al momento de decidir entre tu empresa y otra oferta laboral. Al poder llevar a sus mascotas a la oficina, eliminan el gasto de servicios de paseo o cuidado para perros y dejan de preocuparse por irse corriendo a casa para sacarlo a pasear y atenderlo. 

Aumentan la confianza

Tener a tu perro o gato cerca ayuda a las personas a ponerse más metas y a sentirse más seguros de lograrlas. 

La investigadora Tori Rodriguez pidió a un grupo de participantes que escribiera una lista de objetivos que les gustaría realizar. El grupo fue dividido entre aquellos con mascotas en la habitación, aquellos a los que se les pidió pensar en sus mascotas durante el ejercicio y aquello sin ningún contacto o pensamiento. 

La conclusión: los que tenían a su mascota en la habitación y los que pensaron en su mascota durante el ejercicio se pusieron más objetivos y se sintieron más seguros de sí mismos que el tercer grupo. 

Deja un comentario