Claves para balancear la vida laboral y la vida de mamá

De acuerdo con la encuesta de Adecco México Desafíos del éxito femenino en las organizaciones, 80% de las encuestadas afirmó que el reto más importante al que se enfrentan es el balance de vida y trabajo.

El reto es aún mayor para las mujeres que trabajan y son madres al mismo tiempo. Además de las responsabilidades que ya tenían, se le suman una infinidad de nuevas tareas con la llegada de un hijo.

Encontrar el equilibrio entre la vida laboral y la de madre es difícil. De hecho, un estudio de 2015 de Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), revela que aproximadamente la mitad de las mujeres que tuvieron un hijo tuvieron que abandonar su trabajo.

Te dejamos cinco consejos que te facilitarán conjugar tu vida laboral y de maternidad: 

Divide actividades; las tareas del hogar son cosa de todos

Las tareas del hogar llevan a beneficios colectivos. Es decir, si alguien limpia la cocina, todos los habitantes de la casa disfrutan de ese beneficio. Por tanto, si es colectivo, cada integrante de la casa debe contribuir. 

Si vives con tu pareja, o si vives con otros familiares, platica con ellos para distribuir equitativamente las tareas. 

Además de que te darán un respiro en tu agenda, también le mostrarás con el ejemplo a tus hijos el poder de la cooperación, el trabajo en equipo y la equidad de género.  

Ahora más que nunca, comunícate con tu jefe

La comunicación es esencial en cualquier momento. Pero al tener un hijo, es aún más importante. 

Los hijos conllevan planes que en muchas ocasiones empalman con los horarios profesionales: una junta con su maestro, un festival en su escuela, recogerlo antes de tiempo porque se sintió mal…Mantén informado a tu jefe en todo momento. Platica con él o ella. Por ejemplo, pedir un cambio de hora de entrada para poder llevarlo a la escuela. 

La comunicación será clave para llegar a acuerdos y para encontrar situaciones en los que puedas responder a tus labores de madre y continuar con tu vida laboral. 

Si estás del otro lado, si eres empleador, ten flexibilidad con las madres en tu equipo. Recuerda que si las mujeres salen adelante económicamente, tu empresa y todos también lo hacen. 

En nuestro post Cómo crear un ambiente laboral con equidad de género, tendrás ideas para implementar en tu empresa. 

Ayúdate con actividades extracurriculares para tus hijos

Tus hijos salen a las 2 PM de la escuela, pero tú sales hasta las 6 PM de tu trabajo. ¿Qué haces con ese tiempo? ¿Cómo lo resuelves si no hay nadie más que pueda cuidarlos en ese lapso? ¿O qué pasa si como emprendedora tienes miles de actividades aun pasadas de las 6 PM? 

Una opción son las actividades extracurriculares. Te permitirán seguir con tus tareas laborales, sin preocuparte por dónde o cómo están. Además, les permitirá a tus hijos conocer gente, desarrollar habilidades socioecmocionales con la convivencia y aprender cosas nuevas.

Una opción es Liks, que ofrece talleres por la tarde desde fotografía hasta programación y robótica para niños y jóvenes. Checa aquí su oferta educativa. También checa nuestra entrevista exclusiva con su fundador: Adolfo Ferrer. 

También hay opciones públicas: Los centros “Pilares” están ubicados en diferentes puntos de la Ciudad de México y ofrecen talleres de arte, deporte y educación técnica. Checa aquí sus ubicaciones y talleres. 

Haz comunidad con otras mamás

Hacer comunidad es apoyarse mutuamente con las demás personas. 

Acércate con otras mamás que conozcas para platicar cómo pueden ayudarse entre ustedes. ¿Qué tal si el hijo de alguien más va en la misma escuela que el tuyo? Podrían turnarse para recogerlos o llevarlos, por ejemplo. 

No solo para un apoyo de logística, también para un apoyo emocional. Tener con quien hablar, con quien compartir tus dudas y frustraciones, te ayudará a tratar con tus emociones Recuerda: para ser una emprendedora exitosa, también debes cuidar tu salud mental.  

Deja la culpa

En especial cuando los hijos son recién nacidos, muchas mujeres suelen sentir culpa y estrés al momento de separarse por primera vez desde su nacimiento.

Si es tu caso, ¡para! No tienes por qué sentirte así. Está bien querer perseguir tus sueños profesionales. Trabajar no signfica que estás eligiendo una sobre otra, sino que eres una mujer con distintas fases y todas te importan. 

Además, no sientas culpa por no ser una “mamá de revista” con una sonrisa permanente y una actitud al 100 todo el tiempo. Ese ideal no existe. Es normal sentirse atareada, molesta, estresada; querer una hora a solas de todos… Deja la culpa, darling

Deja un comentario