Activistas mexicanos por los Derechos Humanos

Los Derechos Humanos son derechos que todos tenemos por el simple hecho de ser personas. Sin importar nuestra nacionalidad, sexo, etnia, color, religión, lengua, o cualquier otra condición, son condiciones que todos merecemos. 

Cada 10 de diciembre, se celebra el Día Internacional de los Derechos Humanos para sensibilizarnos sobre su importancia y para darnos cuenta del camino que aún falta por recorrer para asegurar un acceso universal.

Para inspirarnos, te reunimos a seis activistas mexicanos que desde su trinchera luchan por alguno de estos Derechos Humanos: 

Mariana Baños – Fundación Origen

Mariana se encarga de la Igualdad entre mujeres y hombres. Su trabajo consiste en asegurarle a las mexicanas el acceso a las mismas oportunidades.

A través de Fundación Origen, ofrece talleres de desarrollo humano para fortalecer el autoestima, la salud emocional y la comunicación familiar para prevenir la violencia.

Además, otorgan talleres para que las mujeres aprendan algún oficio o actividad productiva y, en consecuencia, pueda mejorar su economía familiar y su calidad de vida. 

A 18 años de iniciar labores, Mariana y su equipo han mejorado la vida de más de 1 millón 200 mil personas. 

Sigue en contacto: 

Martín Sánchez Bocanegra – Renace

Como director general de Renace, Martín lucha por el Derecho a la Justicia. Esta organización otorga servicios jurídicos a familias de recursos limitados que no pueden costearse un abogado. También dan defensa legal a personas que sufrieron algún tipo de injusticia.

Renace cree en la reinserción social y en la prevención del delito. Por tanto, después de la defensa legal, acompaña a las personas y sus familias para que puedan salir adelante a pesar de la situación que atravesaron.

Sigue en contacto: 

Gina Badenoch – Ojos que sienten

Desde 2006, Gina busca que la sociedad cambie su percepción sobre la discapacidad visual; busca que en vez de verse como una debilidad, nos enfoquemos en la habilidad de la discapacidad.

Para sensibilizar sobre el tema, Ojos Que Sienten desarrolla cenas en la oscuridad, en donde comes con los ojos vendados para vivir una experiencia de reflexión y aprendizaje, e imparte talleres de fotografía sensorial a personas ciegas y débiles visuales para fortalecer sus talentos y para compartir experiencias desde su perspectiva.

Como parte de sus esfuerzos por los Derechos de los Discapacitados, Gina también impulsa su inclusión laboral; ha logrado vincular 2600 oportunidades de empleo. 

Sigue en contacto:  

Fermín Reygadas – Cántaro Azul

Aunque el agua es un recurso elemental para la salud y el bienestar de las personas, aún hay una larga brecha de acceso. En México, solo el 43% de la población tiene acceso a agua segura y a condiciones básicas de higiene y saneamiento.

Ante esta situación, Cántaro Azul es una organización que creó la Mesita Azul®, el primer sistema de desinfección de agua con luz ultravioleta, creado para hogares rurales.

Hoy, además de eso, la organización diseña, implementa y evalúa soluciones de agua, higiene y saneamiento; basados en la participación y organización de la comunidad. 

Sigue en contacto: 

Blanca Rosa Castañón – CANICA

Blanca se comprometió con los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes; creó un centro que ofrece educación personalizada y apoyo a niños en situación de calle en Oaxaca.

En el Centro de Apoyo al Niño de la Calle de Oaxaca, A.C. (CANICA), ofrece todos los servicios necesarios para el desarrollo integral de una persona:  atención psicológica, educación física integral, actividades culturales y recreativas, seguimiento nutricional, educación a nivel primaria, apoyo con tareas, servicio de comedor, atención a vulneración en derechos humanos, acompañamiento integral a madres y padres y educación para adultos (INEA).

Sigue en contacto:  

Francisco Ayala – Huerto Roma Verde

Huerto Roma Verde es un lugar único en la Ciudad de México: es un espacio verde. Un pulmón para la ciudad. Una fuente de flores, plantas, frutas y verduras orgánicas.

Para contribuir al Derecho a la Alimentación y a un Ambiente Sano, Paco Ayala y su equipo convirtieron un lote abandonado durante 27 en un espacio comunitario, donde cualquier persona interesada en cultivo urbano, reciclaje y economía solidaria puede participar en sus actividades. 

Sigue en contacto: 

Deja un comentario