Cómo hacerte un detox digital

En un mundo donde estamos rodeados de redes sociales, notificaciones, correos y mensajes 24/7, llega un momento en que nuestro cerebro necesita un respiro. Tantos estímulos en tan poco tiempo son demasiado para cualquiera. 

La desintoxicación digital es un periodo de abstinencia, tanto física como mentalmente, de cualquier tecnología de la comunicación: smartphones, computadoras, televisores o tablets

Aunque su definición es sencilla, el detox digital es más difícil de lo que suena. En primer lugar, porque se necesita más que desactivar el Wifi o apagar el teléfono; también necesitas “apagar” tu cerebro digital. En segundo, porque estamos tan acostumbrados a estar conectados que romper con esta rutina requiere de mucho esfuerzo.  

No te preocupes, darling. Con estos pasos que te preparamos, tendrás un detox digital exitoso: 

Beneficios de un detox digital 

Si aún dudas de iniciarlo, piensa en que hacerlo beneficiará a tu cerebro. 

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Texas en Austin, la sola presencia de un smartphone reduce significativamente nuestra capacidad cognitiva. 

Los investigadores pusieron pruebas de capacidad cognitiva a los participantes; es decir, test sobre la habilidad del cerebro para almacenar y procesar datos. Antes de comenzar, dividieron a los participantes en grupos: unos colocaron sus celulares boca abajo en el escritorio; otros, en su bolsillo; los últimos, en otra habitación. 

Los participantes que dejaron sus teléfonos en otra habitación superaron a los que tenían sus teléfonos en el escritorio, y también superaron ligeramente a los participantes que habían guardado sus smartphones en su bolsillo.

Además de mejorar tu capacidad cognitiva, despegarte de tu celular también te ayudará a procrastinar menos, a enfocarte en una sola tarea en vez de tratar (inútilmente) de abarcar todo, y a relajarte, porque te alejarás de la inmediatez digital (notificaciones al mil por hora, el celular vibrando todo el día…) 

El primer paso para el detox digital: la abstinencia física

Algunas acciones diarias que puedes adoptar: 

  • Deja tu teléfono en otra habitación al comer

Además de un descanso de las notificaciones del trabajo, este paso también mejorará tu alimentación. Al estar distraídos con el celular, tu cuerpo no detecta cuando quedó satisfecho y sigue comiendo. 

  • Deja tu teléfono a partir de las 10 de la noche

Al ver la luz del sol, el cerebro activa la hormona melatonina para mantenernos despiertos. La luz de las tabletas, televisores y teléfonos celulares es similar a los rayos ultravioleta, por lo que el cerebro piensa que ya es de día y debe mantenerse despierto. El resultado: más dificultad para conciliar el sueño y menos calidad del sueño. 

Desprenderte de tu teléfono por lo menos media hora antes de dormir, además de un detox,  también mejorará tus ciclos de sueño.

  • Haz de tu cama un espacio libre de tecnologías

El detox digital es especialmente necesario en la cama. Nuestro cuerpo funciona con estímulos. Por ejemplo, si te tomas un té antes de acostarte, asociará el té con la hora de descansar. Al llevar tu celular a la cama, confundes a tu cerebro. Por una parte le dices que duerma, y por la otra, que se mantenga atento a lo que pasa. 

  • Apaga las notificaciones de e-mail durante el fin de semana 

Aunque tengas planes increíbles para el finde, no los disfrutarás con las notificaciones en el teléfono. Aun cuando no las leas a detenimiento, el simple hecho de recibirlas te distraerá del momento y te hará pensar en el trabajo. 

  • Elige un día para abstenerte de redes sociales

Este paso provoca FOMO (Fear of Missing Out), pero recuerda: ¡no pasa nada por “irte” 24 horas! Al día siguiente, las notificaciones seguirán ahí, los memes, tus amigos, los videos… todo seguirá ahí. 

El segundo paso: la desintoxicación mental 

El paso más difícil del detox digital: “apagar” nuestro cerebro. Lograr pensar en otras cuestiones. Descansar mentalmente. 

De acuerdo con Carlos Roberto, colaborador del Foro Económico Mundial, un poco de ejercicio físico y lectura son ideales para lograrlo. 

El ejercicio puede ser cualquier cosa a tu alcance; no necesariamente tiene que ser un gimnasio en forma. Por ejemplo, puedes ir a tu trabajo en bici, sacar a pasear a tus perros o incluso solo dar una vuelta por la calle.

Por su parte, leer un libro te meterá en el universo de los personajes y la trama, y en consecuencia, te será más fácil dejar de lado tus pendientes laborales o tu preocupación de haberte perdido algo en redes sociales durante tu detox.

Deja un comentario