¿Te conviene? Los pros y contras de adquirir una franquicia

Al emprender, la primera opción que pensamos es crear un negocio desde cero basado en nuestras propias ideas. Pero hay más opciones de emprendimiento. 

Las franquicias son otra alternativa a considerar. A diferencia de los negocios nuevos, en este esquema comienzas con una marca ya conocida en el mercado y con un modelo de negocio exitoso ya probado. ¿Suena bien, no? 

Eso sí. Considera que el modelo de franquicias es poderoso mas no perfecto; no es para todos. Si estás pensando en adquirir una, te compartimos los pros y contras para tomar la mejor decisión: 

Qué son las franquicias

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Franquicias, es una “asociación comercial entre los propietarios de una marca prefabricada e individuos interesados en invertir en el sistema empresarial para adquirir una compensación económica”.

En otras palabras, hay dos sujetos en este esquema: el franquiciante, el dueño del modelo de negocio, al que le pertenecen los derechos del nombre comercial, y el franquiciado, quien “renta” los derechos del modelo empresarial para obtener sus propias ganancias. 

Para entenderlo mejor: es como si el franquiciante le prestara el nombre de su marca y le enseñara los modelos de operación para que el franquiciado tenga su negocio. A cambio, el franquiciado da parte de sus ganancias. 

Si se tiene éxito, se genera una situación ganar-ganar para ambos. El franquiciado obtiene un negocio rentable para su propio beneficio; el franquiciante obtiene ganancias extras con las regalías de esa nueva sucursal.

Pros de las franquicias

Menos inversión inicial requerida

Emprender un negocio desde cero necesita una gran inversión: los logos, los empaquetados, la publicidad, los proveedores, los sistemas de transporte, la materia prima, el tiempo de arranque… 

Al adquirir una franquicia, te evitas de esos gastos iniciales. Además de obtener el nombre de la marca, también accedes a todos los sistemas de la empresa listos para usarse: lista de contactos y proveedores, estrategias de marketing, de operación, de ventas, entre otros. 

Te sostiene una solidez de marca 

Uno de los mayores obstáculos para los emprendedores es darse a conocer; abrirse paso en este mar de opciones comerciales. Para los negocios nuevos, el tiempo antes de ser conocidos puede ser mortal; porque aunque los clientes tarden en llegar, las cuentas siguen apareciendo. 

En una franquicia te saltas este periodo. Adquieres una marca reconocida entre el mercado desde el primer minuto, y con ello, el respaldo de su reputación. 

Tomemos como ejemplo a Starbucks: una vez que adquieres una de sus franquicias, te respalda un logo y un nombre conocidos mundialmente. El consumidor entrará a tu sucursal porque, aunque no te conozca a ti, sí conoce a la marca. 

Mentoría única

Al franquiciador y al concesionario les conviene que la franquicia sea un éxito porque así ambos ganan. Por tanto, se convierten en un equipo. 

Al ser un equipo, accedes al know how del franquiciador. Adquieres conocimientos únicos como la experiencia personal del franquiciante, los manuales de procedimientos de la empresa, las estrategias de todas sus áreas, etc. 

En especial para los emprendedores por primera vez, esta experiencia les ayudará a sobrepasar su curva de aprendizaje. 

Contras de las franquicias 

Cuota inicial 

Para adquirir una franquicia se necesita para una tarifa inicial; es como el costo de entrada que te pide la marca para que la uses. 

Si bien en la mayoría de los casos el costo es menor  que crear un negocio desde cero, sigue siendo un gasto considerable a tomar en cuenta. 

Regalías de por vida

Una franquicia es una renta continua del nombre y sistemas del negocio. Es decir, deberás pagar al franquiciante un porcentaje de tus ventas de manera permanente. 

Además, considera que es un pago que religiosamente debes hacer aun cuando tus ventas no hayan sido buenas durante ese periodo. 

Sin voto en las elecciones

La marca es una especie de préstamo; por lo que debes seguir las indicaciones del franquiciante. Eso incluye absolutamente todo: proveedores, diseño de la tienda, logos, colores, forma de atender al cliente, campañas publicitarias, posicionamientos de la marca, etc. 

Los franquiciados no tienen voto en esas indicaciones.

Deja un comentario