7 maneras de desarrollar tu creatividad

La creatividad es la capacidad de establecer conexiones entre ideas aparentemente separadas. La persona creativa ve lo que otros no ven, resuelve problemas de una forma original, conecta puntos que al analizarlos unidos generan una sensación de “¡Claro! Cómo no lo vimos antes”.  

Lo mejor de la creatividad es que todos podemos desarrollarla. Todos nacimos siendo creativos y solo es cuestión de estimularla para sacarla a flote cuando nuestro trabajo lo requiera. Aquí te dejamos siete maneras sencillas y rápidas para destaparla: 

Dibuja cualquier cosa

No importa si no sabes dibujar. ¡Hazlo como te salga! Incluso en cualquier espacio como una servilleta o un cuaderno viejo. 

Dibujar es importante porque te exige usar las habilidades de tu hemisferio derecho: la ubicación espacial, el reconocimiento facial y la comprensión de las imágenes. Por tanto, al hacerlo, “prendes” este hemisferio y logras que tu cerebro tenga ambas partes activas para encontrar una solución al tema que te enfrentas.  

Escucha música clásica

¿Una sola canción de Mozart puede ayudarte en el trabajo? ¡Sí! De acuerdo con Don Campbell, autor del libro The Mozart Effect, su música es transformadora para el cerebro humano. 

Por un lado, sus composiciones tienen la capacidad de activar ambos hemisferios del cerebro para maximizar el efecto de aprendizaje y retención.

Por otro lado, escucharla en la oficina aumenta los niveles de productividad, reduce el estrés y hace olvidar los sonidos irritantes de las oficinas que producen tensión.

Asocia los objetos con significados

No te quedes en las características tangibles de los objetos. Dirígete al plano conceptual. 

Por ejemplo, si estás próximo a lanzar un suero hidratante de cara, no solo describas sus características sensoriales, también relacionalo con valores, experiencias, momentos…

Un suero puede relacionarse con autocuidado, amor propio, resaltar lo mejor de nosotros mismos, etc. 

Al hacer esto, tendrás más opciones con las cuales hacer conexiones; es decir, serás más creativo.

Piensa de forma visual

Recuerda que la creatividad se basa en encontrar conexiones “escondidas”. Por tanto, en vez de documentos de Word planos y grises, que acomodan la información de manera aburrida y sin sentido, usa mapas mentales. 

A manera de práctica, elige un tema. El que quieras. Anota palabras, frases, preguntas… todo lo relacionado a ese objeto o problemática. Al tenerlo de manera visual, te será más fácil encontrar conexiones y aspectos faltantes en tu análisis. 

Olvida los filtros de tu cerebro

Tienes una idea pero tu cerebro le pone un “pero” incluso antes de decirla. “Pero cuánto dinero costará” “Pero no me saldrá tan bien”… ¿Te ha pasado? Olvídate de eso y dispara lo que sea que te venga a la mente. 

Sí, los detalles son importantes, pero guarda ese proceso para después. Lo que ahora necesitas es ejercitar tu cerebro para idear pensamientos. Además, aun cuando una idea sea inviable, sirve para partir de ahí e idear otras maneras más realistas a tus recursos. 

Cuestiona los problemas

Entender el porqué de las cosas prácticamente te dará por añadidura las soluciones. 

Por tanto, en vez de lanzarte inmediatamente a las soluciones, da un paso atrás. Concéntrate en el problema. Piensa en él desde otras perspectivas. Cuestionalo. Trata de entender el porqué. 

Empieza a preguntarte por qué suceden las cosas a tu alrededor. Por ejemplo, ¿por qué los mexicanos no compran tantos chocolates en comparación a otros países?. ¿Es un tema de dinero? ¿Les parece caro? ¿Es un tema de accesibilidad? ¿Es porque lo asocian con ocasiones especiales y no con el día a día? 

Inspírate con arte

Nada mejor que la inspiración para despertar la creatividad. 

Las fuentes de inspiración no solo son qué han hecho otras marcas o empresas; también pueden ser colores, imágenes, fotografías, patrones, una pieza de arte… todo lo que te provoque sentimientos con solo verlo.

El arte es especialmente beneficioso para la creatividad. De acuerdo con Teresa Amabile, autora del libro Growing Up Creative, la exposición a las artes enseña a expresar el pensamiento representativo y abstracto. Además, se aprende a ver las cosas a través de nuestro punto de vista, único y diferente, y se entiende que no hay una forma correcta o incorrecta de crear.

Si ya te consideras creativo pero parece que tu cerebro sufre una sequía momentánea, revisa nuestro post Cómo combatir el bloqueo creativo.

Deja un comentario