Maneras fáciles de ahorrar dinero si te cuesta hacerlo

Seamos honestos, darling. Ahorrar dinero es como hacer ejercicio. Todos sabemos que debemos hacerlo, pero a la hora de la hora es difícil llevarlo a cabo. 

Es difícil decirle no a esa compra que aunque sabes que no necesitas, no te logras quitar de la cabeza; apegarse a tu presupuesto cuando solo hasta final de mes sabes cuánto gastaste; es difícil ahorrar cuando sientes que ganas justo lo suficiente para tus gastos mensuales. 

Si por estas u otras razones se te dificulta ahorrar dinero, aquí te dejamos cinco maneras fáciles para empezar a hacerlo. ¡No te des por vencido! 

Haz el reto del ahorro acumulativo 

Tomate 30 días para hacer este reto. No necesariamente tienes que esperar a principios del mes; puedes iniciar cuando sea; lo importante es ser constante. 

El reto consiste en poner en pesos los días en los que estás en el reto. Es decir, si estás en el día uno, ahorras un peso. Si es el día dos, ahorras dos pesos. Si es tres, tres pesos. Y así sucesivamente hasta llegar a los 30 pesos. 

Al final del mes, ese ahorro acumulativo te llevará a juntar 500 pesos. ¡Así de fácil y sin sentirlo pesado! 

Puedes adaptar este reto a tus necesidades. Si necesitas ahorrar más dinero, sube los porcentajes de cada día. Aunque te recomendamos no irte al extremo. Este reto es efectivo porque al ser poco dinero, no te pesa, lo haces sin problema, y eso te hace ser constante.  

Imprime este formato para facilitarte el reto

Ahorra un poco más cada semana

Otro reto fácil y divertido es subir tus cantidades de ahorro conforme pase la semana.

Al igual que el reto anterior, inicia con cantidades pequeñas que no te pesen en el día a día. Por ejemplo, durante la primera semana, ahorra un peso cada día. Durante la segunda, ahorra dos pesos cada día. En la tercera, ahorra tres pesos cada día. Y así sucesivamente hasta cuando quieras parar.

Imprime este formato para facilitarte el reto

Saca el dinero de tu semana en vez de usar la tarjeta

Las tarjetas de crédito son funcionales porque son seguras y fáciles de cargar. Sin embargo, una desventaja es que psicológicamente te hacen ser más descontrolado con el dinero. 

Cuando lo tienes en efectivo, ves cómo poco a poco disminuye con cada compra. Sientes cómo vas gastando el dinero. Eso te hace ser más consciente de cuánto tienes restante y pensar antes de comprar. 

Con la tarjeta, al no ver ni sentir cómo disminuye tu dinero, es fácil caer en el tarjetazo por aquí, tarjetazo por allá. Por tanto, intenta usar efectivo para esos gastos semanales que no te conllevan grandes cantidades de dinero. 

Primero el presupuesto, luego las salidas

Al inicio del mes, o cada que te paguen, realiza tu presupuesto mensual. Ve restando tus gastos indispensables: renta, luz, agua, comida, servicios, etc. De esta manera determinarás cuánto te queda para gastar en salidas sociales o entretenimiento

Toma este presupuesto restante y dividelo en las veces que sales al mes en promedio. Así cada que salgas, tomarás decisiones inteligentes; adaptarás tus planes y tus compras al restante que tengas de presupuesto. 

Por ejemplo, si tienes como restante 2500 pesos para el rubro de entretenimiento y sales aproximadamente seis veces al mes (al cine, a ver una obra, a un restaurante, etc.), tendrás en cuenta que puedes gastar 415 pesos en cada salida. 

Sabemos que los planes son inesperados. Por eso, el saber cuánto puedes gastar en cada salida, te da las herramientas para reajustar. Por ejemplo, si sobrepasaste el presupuesto en una ocasión, ¡no hay problema! Se “repone” en la siguiente salida. 

Guarda todas las monedas de 10 pesos

Si hacer presupuestos y cálculos en Excel es demasiado para ti, iniciemos con algo básico. 

Esta dinámica se trata de guardar todas las monedas de 10 pesos que te lleguen. Por ejemplo, si compras en una tienda y dentro de tu cambio vienen monedas de esta denominación, ¡no lo gastes! Toma una bolsa, un jarrón o lo que sea para guardarlo. 

Te ayudará porque es fácil de realizarlo; no conlleva gran esfuerzo. Y porque aunque sientas que es poco, al final de mes verás que se acumula una cantidad considerable (y salvadora en caso de emergencias). 

Deja un comentario