Cómo hacer una presentación al estilo TED Talk

Seguramente, estás familiarizado con las TED Talks: conferencias de 18 minutos donde figuras de gran talla hablan de importantes y diversas ideas, como ciencia, tecnología, cultura, investigaciones y mucho más. 

Las TED Talks han captado la atención de más de 112 millones de personas desde sus inicios en 1984. No es sorpresa: su formato corto y su estilo donde el orador envuelve a la audiencia con sus palabras hacen que quieras ver más y más. 

Las presentaciones a la TED Talk pueden ayudarte como emprendedor. Puedes imitar este formato para atraer y convencer a las personas en tus presentaciones de negocio. 

Por eso, con consejos del curador de TED Chris Anderson, te dejamos cinco maneras para lograr imitar este formato: 

Delimita tu idea

Toma en cuenta la frase “El que mucho abarca poco aprieta”. Lo recomendable, en especial en presentaciones de corta duración, es reducir el contenido y centrarse en una sola idea. 

Explicar una idea es complejo. Por tanto, en vez de intentar dar una “embarrada” de muchas, mejor explica una sola idea correctamente. Una sola que se convierta en el hilo conductor de toda tu presentación. Una a la que expliques con contexto, ejemplos y detalles. 

Despierta la curiosidad del público

Antes de entrar a detalles sobre tu tema, debes hacer que el público se sienta atraído por el, que genuinamente estén interesados por saber qué dirás a continuación. 

 ¿Cómo se logra esto? La curiosidad. Haz preguntas provocativas, interesantes. Empieza con algo que no cobra sentido y necesita una explicación. Recurre a una anécdota o demostración donde la audiencia deba quedarse en sintonía para conocer la respuesta

Tomemos este ejemplo: Amy Cuddy, investigadora sobre lenguaje corporal, dio una charla sobre cómo este lenguaje moldea tu personalidad. Para iniciar, involucró a la audiencia en una actividad. Pidió que analizaran su cuerpo y lo que están haciendo con él. 

“¿Cuántos de ustedes están empequeñecidos? Quizás se están encorvando, o están cruzando las piernas, o tienen las manos en los tobillos [..] Quiero que se fijen en lo que están haciendo ahora mismo. En unos minutos volveremos a esto y espero que si aprenden a hacer un pequeño cambio, puedan cambiar notablemente el desarrollo de su vida” 

Atrajo la atención de todos, despertó su curiosidad al no saber el objetivo de la actividad, y los “obligó” a prestar atención a la presentación para dar respuesta a su duda. 

Mueve las manos

Un simple cambio como mover las manos puede ayudarte a captar más la atención del público. 

De acuerdo con investigaciones, cuantos más gestos con las manos, más exitosa fue la TED Talk. ¿Por qué pasa esto? Porque nuestras manos son una forma no verbal de mostrar y generar confianza. Cuando vemos las manos de alguien, es más fácil confiar en ellos porque nuestro instinto se tranquiliza al ver que no tiene nada para dañarnos. 

Además, cuando alguien usa sus manos para explicar un concepto, nos resulta más fácil entenderlo. 

Adapta tu mensaje a la audiencia 

Construye tu plática a partir de conceptos que el público entienda. Esto abarca dos cosas: Por un lado, evita el lenguaje técnico. Puede que tú como experto en tu área lo entiendas; sin embargo, no es el mismo caso para todos. 

Si como emprendedor trabajas con términos de nicho, científicos o técnicos, ayúdate de las metáforas para explicarlos. 

Por el otro lado, usa referencias ad hoc a tu público. Imagina que tu audiencia es centennial y tratas de explicar una idea con una caricatura de los 80s, ¿crees que con su edad todos la conocerán? En este ejemplo, sería mejor averiguar una caricatura que ellos hayan visto en su infancia. 

Conoce más sobre los Centennials aquí

Piensa en qué le sirve a los demás

Un error muy común es guiarse por lo que nos sirve a nosotros mismos, como emprendedores, personas u organizaciones. Es decir, construir el discurso con lo que uno quiere saber, lo que uno quiere presumir. 

En vez de eso, piensa en tu audiencia. ¿En qué le ayuda saber de lo que hablo? ¿A quién le ayuda? ¿Cómo le afecta? ¿Por qué habría de interesarle? ¿Cómo cambiará su vida saber esto? 

Hará una gran diferencia. Al tener en mente a tu público, harás un discurso que resuene más con sus intereses, y en consecuencia, captarás su completa atención.

Deja un comentario