¿Y después del 9 de marzo? Cómo crear un ambiente laboral equitativo con las mujeres

Seguramente, presenciaste la iniciativa “El 9 Nadie se Mueve”. Durante un día, el 9 de marzo de 2020, mujeres y niñas faltaron a sus trabajos o escuelas para visibilizar su importancia en todos los ámbitos de la sociedad.

Foto por : Santiago Arau

Algo quedó claro: sin las mujeres, nadie se mueve. Al ser la mitad de la población, su aporte es demasiado. Sin las mujeres, ya sean profesionistas, amas de casa o estudiantes, la sociedad entera no podría avanzar. 

Es por eso que el compromiso para lograr la equidad de género debe ir más allá de un solo día. ¿Qué pueden hacer las empresas? ¿Qué puedes hacer tú como emprendedor,  emprendedora o compañero de trabajo? 

Aquí te dejamos cinco compromisos para avanzar a un ambiente laboral digno, seguro y equitativo para las mujeres: 

Capacítate para reflexionar y cambiar actitudes

Al haber crecido en una sociedad que aún no alcanza la equidad de género, internalizamos pensamientos discriminatorios que, aun cuando no los hagamos conscientes, están ahí. 

De acuerdo con Oxfam, los llamados micromachismos son acciones u opiniones sutiles y naturalizados, pero discriminatorios. Por ejemplo, frases como “Corres como niña”, “Deja de llorar. Qué nena”, “Las mujeres deben ser delicadas”, “Calladita te ves más bonita”. 

Tanto mujeres como hombres podemos tener micromachismos interiorizados. Por eso, es importante detenerse, pensar en nuestras acciones y preguntarnos si estamos reproduciendo los estereotipos de género. Siguiendo el ejemplo anterior. Si dices “corres como niña” para referirte a alguien que no corre rápidamente, pregúntante: ¿Por qué usas “niña” como ofensa? ¿Por qué ser mujer debería ser un insulto? ¿Qué tiene que ver el género con la manera de hacer las cosas? 

Aunque parecieran solo palabras, son significados que se van “impregnando” y van bajando la confianza de las mujeres.  

Rompe el techo de cristal 

¿Cuántas veces una mujer escucha frases como “¿No piensas cuidar a tus hijos?” “¿No te sientes mal por haberlos dejado por regresar a trabajar?”, “Los hombres son mejores líderes por naturaleza”, “Es que las mujeres son demasiado emocionales como para ser jefas”? Lamentablemente, muchas veces. 

El techo de cristal se refiere estos cuestionamientos o normas no escritas al interior de las organizaciones que dificulta a las mujeres tener acceso a los puestos de alta dirección. 

Para romper esta barrera, además de reconstruir nuestros pensamientos como ya lo mencionamos en el punto anterior, debes analizar tu empresa. ¿Cuál es el porcentaje de mujeres en puestos de liderazgo? ¿Sabes cuántas gerentes, subdirectoras o  directoras hay en tu empresa? ¿Se sienten con el apoyo para avanzar profesionalmente? 

Asegura la igualdad salarial 

¿Sabías que en México, las mujeres dedicadas a las áreas tecnológicas ganan 25 % menos que sus pares hombres? De acuerdo con un estudio de Global Shapers Ciudad de México, aun sabiendo lo mismo, aun con la misma experiencia y con la misma carga de responsabilidad, reciben menos por ser mujeres. 

Esta misma cifra, lamentablemente, se replica en otras áreas laborales. ¿Es el caso de tu empresa? ¿Hay diferencia salarial entre una mujer y sus contrapartes hombres? ¿Cuál es el tiempo promedio en que consiguen un aumento de sueldo o un ascenso? 

Conocer estos datos es el primer paso para identificar si hay una barrera para las mujeres. 

Más voces de mujeres

Evita los paneles o eventos donde solo los hombres hablen. “¿Pero qué no es lo mismo? ¿Qué no lo importante es lo que tengan que decir sin importar su género?”, te podrás preguntar. 

Por un lado, la presencia de mujeres ayuda porque la representación importa. Las mujeres necesitan ver casos de éxito de otras mujeres para aumentar su confianza, para saber que ellas también pueden lograrlo. ¿Cómo puedes aspirar a algo que no puedes ver? 

Por el otro, también hay mujeres especialistas que pueden aportar, aunque la mayoría no han tenido oportunidad de ser identificadas. Si necesitas ayuda para encontrar talentos, Coparmex, en alianza con otras instituciones, creará una base de datos de al menos 100 expertas en diversos temas para visibilizar a los talentos femeninos. 

Licencias de paternidad para apoyar a las mujeres

De acuerdo con un estudio de El Colegio de México (Colmex), en un hogar mexicano promedio, en el que hombre y mujer tienen un empleo remunerado, la mujer termina trabajando 13 horas más a la semana que el hombre pues además de su jornada laboral dedica más horas a las labores domésticas. 

Para evitar que los hijos les represente un obstáculo para su vida laboral, implementen también licencias de paternidad. Por un lado, le permitirá a las madres retomar su vida laboral porque la repartición de tareas podrá ser equitativa con el padre presente. Por el otro, manda el mensaje correcto: también los padres son responsables de las labores del hogar. Al cuidar a los hijos, no están haciendo un favor, sino están cumpliendo con sus obligaciones. 

Foto por: Santiago Arau

Deja un comentario