Coronavirus: ¿Cómo preparar tu oficina para prevenir el contagio?

Seguramente, ya escuchaste en las noticias: estamos atravesando una pandemia del virus COVID-19, antes conocido como Coronavirus. Las pandemias, en especial de estas enfermedades de alto contagio, son un asunto serio; ponen el riesgo la salud de las personas e incluso sus vidas. 

Las oficinas o lugares de trabajo son espacios con mucha interacción social; por tanto, pueden convertirse en focos de transmisión si no se tiene cuidado. 

Por supuesto, no queremos que te pase esto. Por tanto, con información de la Secretaría de Salud (SS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), te reunimos las medidas que debes adoptar ASAP para generar un ambiente de trabajo sanitario y seguro. 

Opta por modalidad home office en la medida de lo posible

Si tus actividades son mayoritariamente por computadora, ¡quédate en tu casa! Créenos que el internet y los programas funcionan igual desde ahí que desde la oficina. 

Esta es la medida más efectiva para evitar contagios porque genera distanciamiento social. De acuerdo con la OMS, las primeras dos semanas desde el primer caso diagnosticado son cruciales porque es cuando los síntomas aún no se hacen visibles. Es decir, las personas infectadas aún no saben que lo están, pasean como si nada y empieza el contagio exponencial. Por tanto, si en esta primera fase la gente guarda distancia, le dan tiempo a los síntomas de presentarse, identifican quiénes deben quedarse en casa, y  los casos de transmisión bajan considerablemente. 

Aquí una simulación de The Washington Post que explica la gran diferencia que genera el distanciamiento social. 

Implementa horarios escalonados

Sabemos que no siempre es posible realizar el trabajo desde casa. Por ejemplo, en áreas de manufactura, servicios presenciales, etc. 

En este caso, opta por los horarios escalonados para crear distancia entre las personas. En vez de que todos entren a las 9 AM y, en consecuencia, se genere una conglomerado de gente, divide al personal por secciones. Unos pueden entrar a las 7 AM; otros, a las 11; unos más en el horario de la tarde… y así sucesivamente. 

De esta manera, disminuyes el contacto entre ellos y, con ello, su riesgo de contagio

Aumenta la distancia entre todos

La OMS recomienda guardar un metro de diámetro de distancia entre cada persona para evitar el contagio. Imagina que tienes un círculo a tu alrededor en el cual no debería pasar nadie. 

Adapta los lugares de trabajo para cumplir con esta zona de protección de un metro. Aprovecha los horarios escalonados para repartir a las personas entre el espacio y generar más distancia. También recomienda que sigan esta misma regla a la hora de la comida. 

Considera a las personas en situación de riesgo

Todos son susceptibles a contraer el COVID-19. Lamentablemente, hay personas con mayor riesgo de contagio, de acuerdo con el gobierno de Reino Unido: 

  • Personas de más de 70 años. 
  • Mujeres embarazadas. 
  • Personas con diabetes. 
  • Con obesidad grave. 
  • Personas con el sistema inmune debilitado por VIH, SIDA o quimioterapia. 
  • Con enfermedades respiratorias crónicas (asma, EPOC, enfisema o bronquitis), enfermedades cardíacas, renales o hepáticas crónicas. 

Si tienes un empleado con estas características, sé flexible. En la medida de lo posible, dale estos días de resguardo con goce de sueldo para no exponerlo. Si es tu compañero de trabajo, sé solidario y ayuda con sus deberes para que pueda resguardarse. 

Comunica los síntomas y recomendaciones

El compromiso es la mejor manera de mantener a todos a salvo. Si todos están sensibilizados ante la seriedad de la pandemia, los síntomas y las medidas que debemos tomar, todos pondrán de su parte para evitar los contagios

Por tanto, crea materiales que indiquen las medidas que está tomando la empresa y las que cada uno debe tomar. Por ejemplo, comunica las diferencias de síntomas entre influenza, resfriado común y COVID-19; así sabrán identificarlas y tomarán acciones pertinentes si llegan a presentarlas. 

Desinfecta los instrumentos de trabajo al menos dos veces al día

Además de la limpieza general de las oficinas, todos deben hacer una saneamiento extenso de sus propios lugares de trabajo y sus instrumentos individuales.

Inicien el día usando toallas desinfectantes para limpiar maquinarias, escritorios, celulares, teléfonos… todo instrumento con el que estén en contacto. Repite este mismo procedimiento después de la hora de comida o si alguien sale a la calle, ya que generalmente son acciones con mucha interacción social.

Deja un comentario