La foto perfecta para tu CV: trucos y consejos

En este mundo digital, como emprendedores dependemos cada vez más de las redes sociales y demás plataformas para hacernos notar: hacemos networking a través de LinkedIn, nos promocionamos en Instagram, mandamos nuestro CV por correo electrónico… 

En estas situaciones donde conectamos con el otro a través de una pantalla, es difícil expresar nuestra esencia y hacer notar al otro lo que somos. Es por eso que tu fotografía es de vital importancia. Es la herramienta que te permite decir quién eres

Una buena fotografía profesional —ya sea para tu CV, tu página web o cualquier documento de tu empresa— es clave para transmitir confianza y despertar interés en tu perfil. Así que, con información del fotógrafo Eduardo Williams, te dejamos seis puntos que debes cuidar para tener la foto profesional perfecta: 

Conoce tus objetivos

La pregunta que determinará los siguientes pasos: ¿Qué quieres comunicar? ¿Cuál es la imagen que quieres dar? 

Recuerda que la imagen no tiene nada que ver con lo estético. Tiene que ver con una imagen que respete y refleje tu esencia; te ayude a cumplir tus objetivos, en este caso profesionales; y tome en cuenta las necesidades de tu audiencia, en este caso tu cliente, empleador o quien sea que vea tu fotografía. 

Conoce más sobre imagen pública y cómo determinarla aquí

Elige ropa que refleje ese estilo

Una vez decidido qué quieres comunicar, elige ropa que refleje esa decisión. 

Si buscas formalidad, por ejemplo, las mujeres pueden optar por un vestido, traje sastre o blazer. Los hombres, por corbata y saco. 

Sea cual sea el estilo por el que vayas, procura que sean prendas con texturas lisa, sin estampados y sin la marca de ropa muy visible porque distraen la atención. Hacen que el foco sea la ropa en vez de ti. 

Puedes apoyarte de la psicología del color para determinar qué valores quieres transmitir:

  • Negro: Transmite autoridad, poder y elegancia. Suele ser una elección segura porque es fácil de combinar y por su efecto estilizante.
  • Café, beige:  Úsalos si quieres transmitir cercanía, accesibilidad. Son colores que invitan a la comunicación.
  • Blanco: Transmite pulcritud y frescura. 
  • Azul: Denota tranquilidad, autoridad, confianza y lealtad. 
  • Rojo: Denota poder, pasión, fortaleza. Se asocia con carácter y una personalidad de acero. 

Elige un fondo que te deje ser el protagonista

Aunque no hay reglas escritas porque dependerá de tus gustos, se recomienda que el  fondo de tu fotografía sea liso. Así evitarás distracciones; harás que tú seas el centro de atención.  

¿Qué colores elegir? Los neutros o pasteles son fáciles de manejar. El blanco es ideal porque se ve limpio y profesional. El gris se ve conservador. Y el fondo negro denota solemnidad. 

De todos los colores anteriores, elige con el que más contrastes para que visualmente resaltes tú. Por ejemplo, si tienes el cabello negro, aunque el negro sea un color elegante, elegirlo no es la mejor opción porque hará que se pierda el límite entre tu persona y el fondo. 

Diviértete con las poses 

La profesionalidad no está peleada con la creatividad. Tu fotografía no tiene que ser necesariamente de frente, sin sonrisa y sin ningún tipo de gesto. 

Juega con tu cuerpo y tu cara. Captura distintos ángulos. Mueve tus manos y brazos en distintas posiciones. 

Nuevamente, todo dependará de tus objetivos. Por ejemplo, los brazos cruzados son ideales si quieres verte fuerte, orgulloso. Pero si quieres verte accesible, no es la mejor opción porque podría interpretarse como encerrado en una barrera. 

Sea cual sea tu pose, sigue estas dos recomendaciones que nos da el fotógrafo Eduardo Williams: 

  • No te tomes fotos a cuerpo completo porque retira la atención de tu cara. A lo máximo, toma de cintura para arriba. 
  • No cortas los codos ni dedos. Al hacerlo, se ve como si faltara una pieza y al espectador le causa ruido la foto. 

Iluminación, la clave de una buena fotografía

La iluminación es la diferencia entre una buena fotografía y una de principiante. 

Para una fotografía profesional, se recomienda usar luz fría, incandescente, porque refleja más formalidad que la luz cálida. 

Si te tomarás una fotografía con materiales caseros, procura que la luz no sea de arriba para abajo porque te genera sombras poco favorecedoras debajo de los ojos, nariz y barbilla. En cambio, elige una luz lateral. Es decir, que esté adelante a la derecha o la izquierda de ti. 

Sé tu mismo 

El consejo más importante de todos: ¡transmite tu personalidad! No la pienses tan a detalle. Mucho menos finjas algo que no eres. La naturalidad siempre se nota incluso a través de una fotografía. 

Sigue a Eduardo Williams para más fotografías o si deseas agendar una cita: 

Un comentario

Deja un comentario